Verano

DSC_0292

Este verano he ido a un pueblecito precioso al sur de Portugal. Un lugar mágico, recóndito, rodeado de calas increíbles, acantilados, olores, texturas,  aguas transparentes y brillantes y casitas de colores.

Como está frecuentado por turistas europeos sobretodo, hay opciones vegetarianas/veganas para todo el mundo, los animales son bienvenidos en cualquier parte y pueden nuestros perritos/as acompañarnos a la playa y disfrutar como se merecen.

Cuando tras un año de trabajo, cambios y momentos complicados te dejas arrastrar suavemente hasta un paraíso así, se evaporan los malos recuerdos, te llenas de aire, de nuevos sueños, de fuerza…

Hice algo que me relajó muchísimo, compré unas gafas de agua, me dediqué a descubrir peces de colores, cristalinos, preciosos, de diferentes tamaños, era muy curioso mirarles, observar cómo se organizaban en grupos y realizaban los mismos movimientos. Ellos por debajo de mí, yo buceando describiendo sus caminos. Antes, pese a mi adicción por el agua (como buena piscis), me daba respeto el fondo del mar, imaginaba que bajo mis pies se escondían peces y pulpos…Pero este verano he perdido todo temor, los animales marinos son estupendos, observarlos en libertad es una experiencia reconfortante para mí.

Recomiendo rutas por el sur de Portugal, por los pueblos más pequeños que conserven su arquitectura y encanto original.

La segunda parte de mis vacaciones es un viaje a París, un viaje que emprendo en menos de dos días…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s