Veo Veo

He aquí la diferencia entre un animal no humano y un humano. El perro intenta socorrer a su amigo atropellado, quiere retirarlo de la calle y para ello no desiste en sus intentos pese a saber del peligro que corre. No se separa. En un momento determinado para y mira a su alrededor como solicitando ayuda. Y nadie, ni un solo humano ayuda, ni socorre ni se preocupa.

La gente, si os fijáis, pasa de largo, mira un momento por curiosidad y sigue como si nada. Al parecer un perro moribundo y malherido en mitad de la carretera no es importante ni merece socorro ni auxilio.

Hay muchísimos vídeos de este tipo, animales que ayudan y se quedan junto a los suyos, humanos que pasan de largo de todo dolor que no sea el propio.

Cuando veo este vídeo siento soledad. Extrema. Extraña. Dolorosa. Veo solo a ese individuo intentando ayudar (y me dan ganas de llorar…). Veo su inocencia y su lealtad. Veo todo lo que no percibo en el ser humano.

Cada día me vuelvo más misántropa. No hay remedio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s