Prejuicios sexistas

369379469_bd065513d9

Escribí alguna vez en mi blog anterior sobre este tema. La amistad femenina y los prejuicios arrojados sobre ella durante siglos.

Desde hace años, la imagen que la gente suele transmitir de los niños y las niñas es la siguiente: los niños varones son los “nobles”, pegan, levantan la falda, molestan, gritan, pero son los buenos. De las niñas se dice que son malvadas, que aunque en el aula apenas se sientan, aunque parezcan las obedientes en el fondo son malas amigas, son vengativas y tienen peores intenciones en todo que los chicos. Obviamente es un concepto erróneo, fruto del sexismo inculcado en nuestra historia. A día de hoy no sorprende que sea incluso una mujer la que afirme que las niñas son peores que los niños. Otro de los prejuicios habituales que se suelen verter sobre las chicas es que no son buenas amigas, que entre dos niñas hay más rivalidad y envidia que otra cosa.

Resulta que yo tengo otra visión diferente. Durante mi infancia tenía muy buenas amigas, nos reíamos, nos divertíamos. Los niños también podían ser buenos amigos, pero nos molestaban a ratos, nos levantaban la faldita del uniforme y se pegaban los unos a los otros. No obstante, socialmente eran perdonados “solo son unos niños”.

Ahora soy yo la profesora de niños y niñas pequeños/as. Y aún persisten esos prejuicios. Las mismas maestras son las que perdonan a los chicos aunque se pasen TODA la mañana molestando (algunos, no todos), y son esas mismas las que se sienten muy molestas cuando tienen una o dos o tres alumnAs más maduras de lo normal que se comportan de manera responsable y saben las respuestas a las preguntas que se lanzan en el aula.

Resumen: las maestras se quejan en voz baja de que los niños varones no les prestan atención, gritan sin parar etc. Pero no les dicen nada. En cambio, critican a las niñas que son responsables, las denominan “repipis”, “mari sabidillas”, “repelentes”, “odiosas” y cosas del estilo, y las discriminan (lo he visto y comprobado en numerosos casos).

Y me parece discriminatorio, injusto. He llegado a ver a niñas llorar con tres años porque no entienden el odio que les profesa su maestra cuando ellas se portan muy bien.

La amistad entre dos chicos está más aceptada, suele nombrarse como “camadería”, PERO esta amistad tendrá aceptación bajo una condición muy básica: dos niños serán amigos siempre y cuando su amistad se configure de peleas y travesuras. No se concibe que dos chicos se quieran mucho, se abracen, se cuiden, eso ya sería según esta sociedad el principio de la homosexualidad, y se encargarían de anular dicha relación entre padres y docentes de forma explícita o implícita.

La discriminación sexista se filtra en el lenguaje, en la actitud, en los juguetes, en los juegos y sobretodo en las EXPECTATIVAS que se tienen de ellos (sean niños o niñas) desde que nacen.

Anuncios

3 comentarios en “Prejuicios sexistas

  1. Bueno yo pienso igual que tu aunque debo decirte que mi etpa de niña no he pasado por esas discriminaciones, mas bien, nuestra profesora tenia un caracter duro tanto con las niñas que con los niños ya que era madre de dos niños varones que le quitaban toda la paciencia del mundo y sabía mas dominarlos a ellos cuando no atendían a clase que a las niiñas que éramos todas tranquilitas (a excepcion de mi claro :P) aunque mi novia me conto que ella sufrió esa clase de discrimanacion cuando era una niña. Estaban en un exámen y mi novia queria sacar un borrador de su bolso, sólo por voltearse la profesora la tiro algo que no llegó a caerle pero la hizo sentir tan humillada que hasta ahoar se acuerda de eso con odio y si, mi novia era una niña muy dotada a su edad y eso no le gustaba a su maestrA….En fin, debe ser tambien aquel dicho que las madres sienten mas cariño y proteccion por sus hijos varones y los padres viceversa, ellos mas bien son mas afectuosos con sus hijas….que será…a propósito, me gusta como escribes, me pasaré mas seguido por aca….besos desde Alemania. XD

    • Hola “María F.” Respondo a tu comentario (antes de nada, gracias por visitarme y expresar tu opinión):
      En mi post no he querido decir que la discriminación sexista en las aulas consista en hacer sufrir a la niña hasta que llore, eso fue una anécdota que conté por encima y que completaba al resto del escrito.
      La discriminación que he analizado consiste principalmente en las diferentes expectativas que se tiene de una persona según sea niña o niño, de cómo he escuchado miles de veces a maestras/os y a madres/padres afirmar que los niños son “más buenos”, “más nobles” y que las niñas son “envidiosas” entre sí, más “crueles”, más “tontas”. Generalizando erróneamente y partiendo de una visión discriminatoria.
      A las niñas se las trata diferente, se les emplea un tono ñoño cuando nacen, se les coloca el rosa, se les regala muñecas y se las “prepara” para ser madres, cuidadoras…
      A los niños se les trata de “machotes”, y se les permite (o se les comprende más) pegarse con otros compañeros, gritar, moverse, desobedecer…
      Pero lo de la alumna pequeña que lloraba porque su maestra la detestaba fue una experiencia puntual que observé.
      Un besito y gracias por comentar!!!!

  2. sabz en gral. m usto la iterpretacion, pro quiciera algo poco mas resumido y esplicado, claro, si se puede, pro si no sta muuy bien, no muy específico, pro t felicito, y saludos d aqui méxiko.
    bzoooooz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s