El milagro de la Navidad (primera parte)

Hemos pintado la casa. Solo una pared del salón, sola una pared de del dormitorio y solo una pared del estudio. Una. Porque ahora se lleva más así.  Elegir un color para el salón fue como una odisea, con acuerdos, desacuerdos, ahora un toque verde, no mejor morado, morado oscuro no que se lleva luminosidad, qué tal rosa, pero fucsia no que va a parecer esto la casa de las barbies… En fin… Detalles. Sin contar con que el color tenía que pegar con el tono malva rebuscado y complejo de nuestra ropa de camilla (que llevaba cosa así de tres meses en proceso de fabricación…). Y al mismo tiempo el tono de la pared debía congraciarse con el blanco de todos nuestros muebles Ikea (muebles que para montarlos tuvimos que aceptar el agujereo de dedos, golpes secos en cualquier zona del cuerpo, o cuando me clavé por accidente el destornillador con todas mis ganas…es la magia de Ikea) y con el negro del sofá (objeto que para traerlo tuvimos que acompañar a un señor desconocido con el sofá arriba de su coche a las ocho de la mañana de un sábado cualquiera..). Por no mencionar las cortinas que también estaban ya colocadas y no podían chocar con el matiz de la pared.

Matices. Pensamos. Meditamos y al final me vi con un macetero malva oscuro en una bolsa de camino a una tienda de pintura, donde la señora pasó de nuestras explicaciones de matices y nos dió un catálogo. Ahí quedó mi macetero abandonado sobre la encimera de la tienda. Apenas lo miró la anciana. Luego nos cobró una pasta como si la pintura fuese oro líquido al peso y de allí salimos bien felices, macetero de vuelta, sonrisas bien amplias y color “aproximado”.

Pintamos como dos condenadas, sin una escalera a la que aferrarnos y con techos de tres metros de altos… Subidas en una mesa que crujía, jugándonos la  vida por el malva.

Estaba yo minutos antes del inicio en el sofá, ella me dijo ¿empezamos ya? (eran las cuatro de la tarde y pensé: Total, será cosa de media horita, si solo es una pared…”) ¿Para qué pensé?.

Empezamos retirando los libros, cajitas, velitas, lucecitas, plantitas…En fin…Ahí que me puse yo muy digna en pijama, con mi inexperiencia total sobre toda actividad de este tipo, ella con brillo en los ojos, tanteando quién pintaba TODA la pared excepto los bordes. No había Cinta de Carretero (la cual nos permitiría pintar mejor sin manchar el techo ni las paredes de alrededor). Ella va a por la cinta. Yo sigo esclavizada con un dolor tremendo en la espalda pero sonriente. Llega y poco poco alternamos : tú pintas, yo me tiro al suelo a limpiar gotas malvas.

Después tuve que salir disparada a comprar una serie de regalos (para ir ganando tiempo con las comprillas navideñas) y me enfrenté a una masa humana, para más angustia en una tienda no me quitaron LA alarmita de una prenda,  y cuando llego a otra tienda en la otra punta me dicen: “no puedes pasar con la alarma, vuelve y que te la quiten” De nuevo corrí, sin medio de transporte alguno, entre la multitud…

Llegué a casa. Ella había colocado de nuevo los libritos y las estanterías. Y lo había limpiado todo. Su tono era entre enfado, amenaza y cariño.

La tarde se alargó hasta la noche. Momento en el cuál nos sentamos y dijimos : ¿Por qué no poner HOY MISMO el arbolito enorme con los trescientos adornos “MALVA??” (que no falte el malva). ¡Venga!

Las horas pasaron. La media noche caía. Y yo dejé de sentir las partes de mi cuerpo tales como las extremidades. Y luego La foto del árbol con los dos móviles, la cámara, el gato sale o no… Ahora yo con el árbol. Ahora tu con el gato y el perro.

Pero pese a todo fue una tarde – noche preciosa!!!!

Anuncios

2 comentarios en “El milagro de la Navidad (primera parte)

  1. Vaya par de hormiguitas. Estas dos últimas entradas (la del gato y la de la pintura) transmiten tranquilidad y buen rollo, a pesar del cansancio, las prisas y las etiquetas electrónicas. Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s