Y al final se casaron las dos Princesas

El otro día hice el mi aula un concurso de cuentos. Dividí a la clase en tres equipos. Cada equipo tenía que inventar una historia, escribirla (a su manera porque tienen 5 años) e ilustrarla. Puse algunas normas: los personajes tenían que ser ideados y creados por ellas/ellos (nada de los que ya existen) y la historia también.

Les hizo mucha ilusión y se pusieron con ello.

Uno de los equipos (precisamente el ganador y más votado por el resto) hizo uno con final gay. Me hizo muchísima gracia porque para el grupo fue de lo más natural que al final de la historia se casaran las dos princesas protagonistas. Entonces un chico de otro equipo preguntó: “Seño, pero ¿una mujer y otra mujer se pueden casar?” Y yo respondí “Sí, claro”.

Y para todas y todos fue normal que esa opción existiese, de hecho, excepto ese niño que preguntó, para los demás no había duda de que se puede casar cada cuál con quién desee, y no porque nadie se lo hubiese dicho, sino porque aún no tienen instalados y asumidos los prejuicios sociales.

Anuncios

Un comentario en “Y al final se casaron las dos Princesas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s