Las consecuencias de la homofobia

Llevo un tiempo (corto, algunos meses) pensando en mi lesbianismo, en la homosexualidad en general, en cómo tenemos que soportar tantas estupideces de tantos y tantas ineptos/as y disculparles constantemente, en las consecuencias a veces destructitvas que conllevan que nos discriminen alguna vez que otra.

Nunca fui discriminada (hasta la fecha), quizás el hecho de moverme en un ambiente cultivado, heterogéneo y tolerante ayudó en gran medida a no advertir algunas injusticias que se dan contra “nosotras” (las lesbianas). Quizás también ayudó mi imagen, soy femenina, con aspecto de terna Lolita que no envejece ni se afea,  y eso parece darnos puntos a favor (como si de alguna forma necesitásemos puntos que acumular para ser “mas aceptadas”). También es cierto que vivimos en un mundo en el que dos chicas femeninas que se besan, acarician o hacen el amor a las compañías de la imagen les resulta atractivas de cara a los hombres (lo cual es no solo triste, sino sexista). Así que aunque sabía que había muchas mujeres dañadas por ser homosexuales y a las que siempre quise defender nunca me sentí identificada con ese dolor.

No obstante, ahora si me siento así. Por parte de mi familia política.

El hermano de mi pareja no quiere conocerme, tampoco ha querido preguntarle por mí en este tiempo (año y medio de convivencia), y ante las dudas quisimos preguntarle qué le ocurría. Lo dejó muy claro. Yo no estaba invitada a la comunión de su hijo (sobrino de mi novia), yo estaría excluida de la familia por ser una mujer. Mi pareja dijo que en ese caso ella no participaría de ningún festejo ni reunión familiar en el que yo no estuviese incluida. El resto de familiares cercanos no dieron la cara en ningún momento, hubiese bastado una llamada o el no asistir a ese evento. Pero nadie hizo nada. Este hecho parece muy tonto, pero hiere, me ha hecho daño, a mi pareja también. No esperábamos este tipo de reacciones entre personas de una familia. Si sumas los detalles despectivos son muchos más que los afectivos y respetuosos en lo que concierne a este tema. Y por primera vez en mi vida he llorado por ser cómo soy.

Para mí el amor es UNIVERSAL. Una emoción compleja que conlleva siempre respeto, cariño, protección… ¿Cómo puede permitirse la gente juzgar el amor que otros se procesan? ¿Cómo pueden preferir ver a sus hermanas/os o hijos/as infelices con parejas del otro sexo? ¿Cómo pueden ser tan tajantes, crueles, despreciativos?

En situaciones así es muy dificil perdonar. Nunca perdonaré el daño recibido. A veces, cuando cuento esto me dicen: bueno, dales tiempo.

¿Tiempo? ¿Más tiempo? ¿Qué les hace creer que nuestra obligación es esperar la bofetada y perdonarles posteriormente?

¿Cuándo sabemos que hemos llegado al punto en el que cortar con este tipo de gente que hiere antes de salir muy deterioradas de las situaciones de esta clase?

Y esto lo escribo no para desahogarme sino para ayudar a toda aquella persona que se vea afectada por una discriminación. Si no estamos haciendo ningún mal a nadie ¿por qué tenemos que vernos sometidas al juicio de los demás?  No tenemos que “esperar” a que se les pase, no tenemos que comprender su educación homófoba, no tenemos que soportar lo insoportable, no tenemos que mostrarnos agradecidas eternamente con quiénes nos “dan su bendición”. TENEMOS QUE VIVIRNOS. Tenemos que luchar por nuestra felicidad individual, tenemos que disfrutar del amor que nos derraman quienes SI NOS QUIEREN como somos, tenemos que deleitarnos con la pasión, la ternura y el deseo que establecemos con nuestras parejas. Tenemos que mirar con la cabeza alta y elegir a los que nos rodean.

Como una vez ví en una escena de una serie muy inteligente (aunque trataba de otra cosa) tenemos que decir: “Aunque te moleste, somos felices, amamos, besamos, follamos, lamemos, sentimos, pensamos, vivimos, reímos, leemos, soñamos, respiramos, disfrutamos y somos”

Curioso que aquel que señala y condena una relación, suele estar exento de amor y de felicidad en la suya.

Anuncios

2 comentarios en “Las consecuencias de la homofobia

  1. Lo siento mucho, son situaciones muy dolorosas porque una siempre quiere estar bien con la gente que la rodea. A veces, sin embargo, la ruptura se plantea como algo inevitable porque viene impuesta desde fuera: son los demás quienes nos excluyen y así lo manifiestan. Yo hace mucho tiempo que me cansé y dejé de mendigar unas miguitas de aceptación que decían muy poco de ellos, pero que sobre todo y por encima de todas las cosas, decían muy poco de mí. Como bien dices, no tenemos que esperar ni que soportar lo insoportable.

    No os conozco, pero recibid un saludo cariñoso y ánimos.

  2. Muchísimas gracias Ave por enviarnos este comentario y tus ánimos, es cierto que no tenemos que “esperar” su aceptación ni debemos soportar lo insoportable.
    Yo de hecho siempre dije que el amor debe ser respetado y solo puede causar dicha, quién no se alegra de nuestra felicidad es que no nos quiere tanto como dice, porque un prejuicio generacional o educacional siempre puede ser batallado si queremos a la persona que tenemos enfrente.

    Un abrazo y gracias!! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s