“Habitación en Roma”

Anoche fui al estreno de “Habitación en Roma” de Julio Medem.

¿Qué puedo decir?

Que fue una obra maestra lírica, metafórica, original, sensible, maravillosa, intensa, dulce, tierna, apasionada, auténtica, poética…

Pocas películas (y soy una adicta al cine) me han conmocionado tanto. Eso sí, sinceramente es una obra para personas altamente profundas, emocionales, sensibles y entusiastas de los sentimientos complejos. Si te quedas en la superficie puede no llegar a entenderse su verdadero significado.

De hecho había muchas parejas de chicas  y de heterosexuales también que salieron como diciendo: “¿Y esto es todo?”, porque esperaban simplemente a dos chicas haciéndolo todo el tiempo sin mayor profundidad ni diálogo.

Y no.

Esta obra es especial y solo recomendable para personas dispuestas a dejarse llevar por un verdadero sentido del amor, del deseo, de la entrega.

La película mejora conforma se desarrolla, es como la metamorfosis de gusano que termina siendo mariposa admirable. Al principio en el largometraje, solo hallamos muchos miedos por parte de ambas, pero conforme crece la historia te deja sin palabras.

Tengo mis críticas por supuesto: creo que Elena Anaya está muy esterotipada y la rusa en su versión de mujer heterosexual también está muy esterotipada. Y por otra parte las tragedias personales del pasado que arrastran ambas pueden dar lugar a equívoco, pues parece que terminan siendo lesbianas por el dolor sufrido y esto no es real, las lesbianas somos lesbianas porque encontramos en las mujeres todo el sentido emocional y sexual que soñamos, no por ningún trauma.

Pero, quitando estos dos errores, opino que es una obra preciosa…

Me emocioné muchísimo con la canción LOVING STRANGERS… Suena a lo largo de la historia y me estremece.

Sales de la sala con ganas de llorar, de amar, de sentir…

¡¡Id a verla!! Es digna de un genio!

Anuncios

Un comentario en ““Habitación en Roma”

  1. jajajaja ¡¡¡completamente en desacuerdo!!! (pero creo que eso ya lo sabrás)

    a mí me parece que a Medem se le ha ido la pelota por completo. a mí me pareció una sucesión de cuadros muy bonita, pero me produjo la misma sensación de incredulidad (y a ratos, bochorno) que la última de la Coixet o que el Tetro de Coppola. Sí, todo precioso, pero hijo mío: el guión, hijo, el guión. Y los diálogos, que son lo que debía sostener esa historia. Y la sobrepresencia de personajes innecesarios. Y que yo comprendo que te autofinancias y te produces tú solo, pero ¿de verdad era necesario tanto patrocinio (Bing, Nutella, Room….). No sé, para mí eso no es cine. Es otra cosa.

    ¡¡¡¡Ve “En la cama” de Bize!!!! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s