Mi pasión por el cine

Cuando era muy pequeña me gustaba ver todo tipo de cine. No solo me llamaban la atención las de dibujos animados, sino que me deleitaba con auténticas piezas del cine clásico en blanco y negro (y casi siempre en versión original subtituladas). El cine se hizo un buen compañero, una herramienta que enriquecía mi sensibilidad y llenaba mi cabeza de pájaros. Recuerdo una tarde en la que llegué tarde al cumpleaños de una amiga del colegio por quedarme embobada con una película que no correspondía a mi edad, contaba una historia preciosa y trágica desde una perspectiva comprensible a los ojos de un adulto, sin embargo me cautivó.

Cuando llegaban las navidades repetía y veía nuevamente “Qué Bello es Vivir”, me emocionaba tanto el personaje principal y sus circunstancias…

Conforme fui creciendo devoré cine independiente, cine clásico, cine de todo tipo… A los trece años descubrí “Esplendor en la Hierba” y quedé impresionada, la descripción del amor, los traicioneros prejuicios, la idealización de la persona amada, la frustración, la locura, la desolación, la culpa, la abnegación… Aquella pieza me dejó trastocada por unas semanas y desde entonces la considero como una obra maestra que tuvo gran relevancia en mi vida.

Con el cine descubrí la homosexualidad (no la mía propia, sino la existencia de las relaciones homosexuales) con películas agradables o dramáticas. Y fue un instrumento esencial para conocer culturas, formas de amar, formas de expresión, países, problemáticas, emociones.

El cine fue mi aliado. Y sigue siendo mi mayor fuente de evasión, cuando tengo algún dilema o cuando la ansiedad asoma sus orejas, elijo una buena película y me introduzco de lleno en la historia, olvidando mis inquietudes, aportando nuevas perspectivas de la vida, dejándome llevar por otras vidas que me enseñan detalles de la mía, reflejándome en preocupaciones/sueños/ilusiones de otras personas…

Siempre me costó encontrar gente que compartiese mi amor hacia el cine. En plena adolescencia tenía que tragarme todo bodrio que mis amigas quería ir a ver y en la etapa universitaria tampoco encontré grandes aficionados/as al celuloide.

No entiendo por qué existen tan poquitas personas con las que disfrutar una sesión cinematográfica, con las que debatir sobre ella, con las que compartir emociones y sentimientos que nos despierten.

Aún así siempre estaré enamorada del cine.

Anuncios

Un comentario en “Mi pasión por el cine

  1. hey there!! lo lamento enormemente por ti, que es una lata no poder compartir esas cosas con alguien, en esa época de juventud… qué años aquellos! *suspiro*

    LOL 😛

    yo tuve la suerte increíble de que mi bff desde el colegio es incluso más cinéfila que yo, que con el tiempo me he dejado estar. y la otra suerte que tengo es que a mi novia también le gusta el “cine fome”… ese que a nosotras nos encanta pero que a la mayoría le aburre. 🙂 pero, como digo, nos hemos dejado estar.

    btw no tengo idea cuáles son las pelis que mencionas… je. es mi forma de preguntarte, cuáles son?

    un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s