Incongruencias

Traduzco el anuncio: “Esposas. Mirad este anuncio con cuidado. Rodead las cosas que queréis por Navidad. Enseñárselo a vuestros maridos. Si él no quiere ir a la tienda inmediatamente, llorad un poco. No mucho. Sólo un poco. Él irá, él irá“.

Anoche pusieron un programa en la tele sobre anuncios antiguos sexistas, en los que se mostraba una y mil veces la posición que tenía la mujer. Se habló de cosas como que la mujer, hace unos años, en España, no podría abrir una cuenta bancaria, y no podía sacar dinero del banco sin autorización del marido. Pudimos ver a la mujer diciendo lemas como: “si ellos son felices, yo soy feliz”, mientras miraba a su esposo e hijo pequeño. Pude observar cómo ella cocinaba y fregaba todo el día, y cuando él llegaba a casa, ella era toda sonrisa, procurando guardar silencio y no se molesta, sumisa absolutamente a el estado de él.

Después salió un anuncio en el que incluso, la esposa, debía cambiar el mobiliario de casa, y tenerlo todo limpio, para evitar que él prefiera irse a los bares. También vi otro spot en el que se le pedía al hombre, que le dejase un ratito pequeño de vez en cuando a la esposa, para que ésta pudiese ir a la peluquería o a comprarse unas medias, que él se alegraría de dejarle ese mínimo espacio porque ella estaría más atractiva.

Pues bien, todos estos anuncios se fueron emitiendo, uno tras otro, pero en el transcurso del programa televisivo, en vez de hacer una crítica, reían, recordando con cariño aquella época, y asegurando que hoy día pedirle a un marido que sepa la marca de suavizante de ropa que se compra en la casa era pedirle demasiado. Incluso se entrevistaba, durante el programa, a una conocida, y ella afirmaba contundentemente que los juguetes eran de niñas o de niños, que a su hija siempre le iban a gustar más las muñecas y los juegos de cuidado del hogar, y que a su hijo le iban a gustar siempre más los balones y las pistolas.

Y todos reían, como si lo que dijesen fuese justo y correcto.

Entonces, ¿qué finalidad tenía hacer un programa en el que se muestra el machismo de los anuncios de hace 25 años si continúan defendiendo dichas conductas?, ¿por qué persiste la defensa del sexismo, aunque de forma más sutil?, ¿por qué cuesta tanto ser más equitativo/a y justa/o, y sin embargo no cuesta nada defender lo indefendible?, ¿por qué la sociedad se enternece cuando ve por la tele a las madres de antaño sometidas, y sienten cierto rechazo hacia mujeres y hombres feministas que trabajan por conseguir igualdad?, ¿por qué todo lo obsoleto aunque sea injusto tiene más aceptación y defensa, que cualquier innovación más justa?.

Pensé también, que toda discriminación se vincula con otra. Por ejemplo, si se percibe a la mujer como apéndice del esposo, con una consideración inferior, y estando condicionada su vida al cuidado del marido, del hogar, de los hijos/as y de su aspecto, siendo por tanto, el hombre y el matrimonio el eje vertebral de su existencia, ¿qué respeto o consideración tendrían las relaciones entre dos mujeres?, cero.

Cualquiera podría decir que me exalto un poco con todo esto, pero es que pocas personas le prestan la suficiente atención e importancia.

El sexismo deja víctimas cada año, provoca frustraciones e inseguridad a muchísimas mujeres, coarta el desarrollo de la sensibilidad masculina, limita y condiciona a las niñas, repercute desfavorablemente en la homosexualidad, es simplemente injusto y evitable.

Una vez entré en un bar que me encantaba, en el que además todo era 100% vegetariano, en el que atendían hombres y mujeres, y en el que había un cartel que ponía: “¡Cuidado! El machismo mata”.

Así que a los profesionales de la primera cadena de la televisión española, yo les diría que se replanteasen la función de sus programas. Porque el de ayer, me resultó incoherente y absurdo, tanto como si mañana mismo, emitiesen un programa sobre el ku Klux Klan y al mismo tiempo se echasen unas risas y dijesen que hoy día pedirle a un blanco que respete a los ciudadanos de otra raza es pedirle ya demasiado.

Anuncios

3 comentarios en “Incongruencias

  1. Hola Hada,
    Me parece acertado que señales esa incongruencia. El asunto es que, lamentablemente, en nuestra cultura no nos enseñaron ni se les enseña a las personas a ser pensadores críticos, a leer entre líneas y eso es un problema.
    No sabemos distinguir cuando nos engañan con discursos llenos de demagogia o cuando nos endulzan el oído con palabras vacías, es entonces cuando aceptamos lo inaceptable, creemos en lo que no vemos y aprendemos a vivir del aire.
    Es triste: no sabemos exigir más y no sabemos que lo necesitamos. Yo probablemente vea el fin de semana por cable este programa, pues me gusta mucho la tve. (creo que sé cuál es el programita)
    Un saludo,

    • Hola SimpleDay!! Que alegría verte por aquí. Estoy absolutamente de acuerdo con lo que dices, vivimos bajo un pensamiento único, y en el colegio no se enseña a desarrollar el sentido crítico.
      El programa se llamaba “Los anuncios de tu vida”, y el de ayer llevaba el nombre de Cuestión de Sexo.

      Si tienes oportunidad de verlo completo hazlo, yo estoy acostumbrada a analizar la televisión, lo poco que veo de ella, y fue una lástima que el programa de ayer estuviera repleto de incoherencia.

      Un abrazo!

  2. Se cree que el machismo es cosa del pasado, pero es algo que vivieron nuestras madres, ayer como quien dice, y que todavía sobrevive en nuestros días, lamentablemente, aunque nos quieran convencer de lo contrario. A las mujeres aún nos queda mucho camino por recorrer.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s