Shopping

Dan ganas de salir una mañana, con una cesta colgando del brazo derecho o izquierdo (no importa), dirigirte a una tienda pequeñita, de esas tan encantadoras. Dan ganas de coger un número, y que sea el siguiente, de saludar amigablemente al vendedor/a y pedir:

– ¿Tiene un poquito de quietud? si es tan amable, también quiero confianza al peso, y algunos gramos de felicidad, quiero saber que lo que me hace feliz está aquí, en esta tienda, a mi alcance, yo le pago en efectivo o con tarjeta, como prefiera. Quiero la posibilidad de tener un buen trabajo, puede ponerlo en papel de estraza, un trabajo que me permita sentirme realizada, y que no se coma las horas de mi vida, porque mi vida, ¿sabe usted? es muy importante para mí.No quiero vivir para trabajar, quiero trabajar y aportar mis conocimientos al mundo, pero el dinero lo quiero para comprarme helados de frambuesa, y margaritas azules para ponerlas en la cesta de mi bicicleta roja. Quiero olvidar todas las decepciones que he sufrido, para empezar cada mañana, de cero, y quiero ser mejor persona, si mejor, mejor en todo. Póngame dos kilos de poción mágica contra la ansiedad, que es mi mayor enemiga. Y dos litros de sonrisa, de las auténticas. Quiero salud, en grandes cantidades, para todos los que quiero, y para mí. Y fuerza, con la que combatir pacíficamente contra el especismo. Deseo, con todas mis ganas, lo que tiene en el tercer estante, justo a su espalda, delicioso tiempo para siestas acompañada, té a medias tardes, cine a medianoche, juegos extendidos al atardecer con mi perro y mi gato, conversaciones trascendentales. Quiero una pizca de mirada poética, e instantes de filosofía. Y libros, póngame muchos libros, para llenar estanterías blancas. Y quiero un jardín, de esos en los que tomas café y pierdes la noción del tiempo. Y una casa mía, de luz y alegrías. Y me dice cuánto es, porque estoy dispuesta a pagar lo que me diga.

Y el vendedor te lo guarda todo en la cesta, y te despide con una sonrisa amplia, limpia y afectuosa.

Anuncios

5 comentarios en “Shopping

  1. Hola,
    O el vendedor te dice: “no es nada, solo debe compartirlo usted con aquellos que quiera, conocidos o desconocidos, comparta usted con todo el mundo y sea feliz!”

    Por favor, de ser posible nos abrimos una sucursal en cada hogar, en cada escuela, en las Universidades (a la par de la cafetería :D), en los aeropuertos y terminales de bus… ¿Se puede?

    Hermoso post, como siempre.

    Un saludo,

    • A SimpleDay: Pues sí, sería precioso compartir todo eso con quién me apeteciese, de forma que lo adquirido se extendiera. Ah, y por supuesto rogaría en el buzón de sugerencias del establecimiento, que pusieran franquicias o sucursales por todos los rincones del mundo.

      Un abrazo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s