Prohibiciones, normas

En 1967 se autorizaban los matrimonios entre personas de distinta raza, antes de eso, hubo múltiples conflictos entorno al tema, y casi todos los estados americanos prohibían expresamente, la unión interracial.

Este hecho, me ha llevado a reflexionar, y es que, en toda etapa histórica hay una continua batalla para conseguir derechos en cualquier ámbito. EL ser humano ha construido, desde el “principio de los tiempos”, una sociedad injusta, de naturaleza absolutamente injusta y discriminatoria, y me pregunto qué les llevaría a hacer del mundo, un lugar de grupos exclusivos y grupos discriminados (mujeres, negros, animales no humanos, pobres, homosexuales). Pero, el hecho de que en la era de las cavernas, las mujeres se dedicaran al cuidado de las crías, y los hombres,a la caza y a la guerra, no es algo que me sorprenda, lo que me sobrecoge, es que miles de años después, sigamos trabajando contra viento y marea, para conseguir nuevos derechos, nuevas libertades, que aún podemos ver el aplauso generalizado al papel sexista de una mujer esclava, y del hombretón masculino que trae el dinero a casa.

¿Por qué?, pregunto, ¿por qué es tan dificil que la libertad y la justicia pesen más que un puñado de prejuicios baratos y obsoletos?

Hace unos años, una mujer o un hombre de raza negra, no podía enamorarse de alguien blanco, porque no y punto. Porque unos valen más que otros, porque toda mezcla o toda unión basada simplemente en el amor no vale, no, hay que rogar un derecho básico.

¿Acaso no somos todas y todos capaces de amar?, ¿acaso el amor no es suficiente motivo?.

Ahora si una mujer se enamora de otra y quiere casarse, tiene que cruzar los dedos y esperar a que su país le permita legalizar su amor y sus derechos, siempre rogando, siempre esperando que “los demás” le concedan el deseo.

Pero el deseo se guarda en nuestras habitaciones, porque ninguna absurda ley, ningún prejuicio de mercadillo, ha podido nunca (ni ahora ni antes) impedir que el sexo entre dos mujeres, o dos hombres, o dos personas de razas distintas, se extinga, porque el deseo, el amor, un beso volcán, un orgasmo azul, una sacudida pasional, son cosas que nadie consigue derribar.

La gente se rige por normas, se aferra a normas, sean cuales sean, a prohibiciones ridículas, fieles a una moral llena de basura y necedad, como si por comportarse como auténticas marionetas y no salirse del camino que trazaron hace 1000 años, fuesen mejores, o más dignos, o más merecedores del cielo.

 

Anuncios

2 comentarios en “Prohibiciones, normas

  1. Hola,
    El amor debería de ser la única razón, mover al mundo y detenerlo a su antojo: eso es el amor en términos estrictamente romántico-pasionales, pero, lamentablemente en el sentido amplio debe extenderse su definición y se tiene que valorar, a veces, lleno de perjuicios, de temor, de discriminación… de tantas cosas que lo contaminan.
    Las normas sociales, morales y religiosas a mi me parecen de las peores porque es a raíz de ellas que se crean las legales: por costumbres, perjuicios y basadas en el desconocimiento, a veces. Y las legales son importantes para ejercer derechos civiles y políticos: es todo un tema.
    Entonces pienso que lo que nos queda a quienes nos gustaría un mundo mas justo y basado en la igualdad es seguir adelante, procurando un cambio de actitud, normalizando, buscando la forma de ampliar criterios o abrir mentes para que las normas sociales-morales-religiosas sean más inclusivas y así, cambiar las legales.
    Un enorme abrazo, Hada!

    • A “Simpleday”: estoy totalmente de acuerdo, de hecho, cuando trabajamos o buscamos un cambio político (ampliar derechos, modificar leyes, mejorar la situación de grupos concretos: animales no humanos, mujeres, personas de diferente raza etc.) debemos trabajar previamente el cambio social, es decir, las leyes y las normas se construyen, por “petición popular”, cuando la mayoría de la sociedad quiere ese cambio, cuando tiene ya, en su cabeza, una estructuración distinta y se ha despojado de ideas previas.
      Hace un tiempo trabajé durante unos años en una ONG de defensa de los animales no humanos, y la premisa era precisamente esa: mediante actividades pacíficas (mesas informativas, charlas, conferencias, actos, performance, etc.) hacíamos que la gente se cuestionase todas sus ideas especistas, les invitábamos a la reflexión y poníamos a su alcance todo tipo de instrumentos para que pudiesen informarse acerca de tal injusticia. El cambio político o legislativo siempre parte de un previo cambio social.
      Y si, por supuesto estoy igualmente de acuerdo con tu punto de vista del amor, en sí mismo, es el motor que debería movilizar al mundo.
      Un besito 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s