Tolerancia a la frustración

Hoy mientras nadaba en la piscina (practico la natación por mi adicción al agua), quedé pensando en todo lo que he ido aprendiendo estos meses.

Una de las cosas más relevantes ha sido el hecho de desarrollar mi tolerancia a la frustración. Nunca antes había pensado en tal concepto, pero alguien me ayudó a reflexionar sobre ello y concluí que debía aprender a sobrevivir con calma las frustraciones.

La frustración es un sentimiento negativo ante un hecho que no sale como esperamos. Muchísimas situaciones pueden provocarnos esa sensación, esa mezcla de rabia y dolor cuando nos sentimos decepcionadas/os. Durante parte de mi vida, sufrí intensamente ante todo tipo de frustraciones, tanto sufrí que llegué a quedar cansada del mundo.

Pero, actualmente, me siento muy orgullosa, porque he trabajado esmeradamente, por ser menos dependiente “del medio” que me rodea, lo que quiere decir que ya no me afectan las discusiones, decepciones o dificultades que encuentro para vivir/hacer/sentir como quiero hacerlo. No me afectan, aquello que no sale como yo desearía sucede por algo, y sencillamente, permito que me duelan un ratito, pero no más, el resto del tiempo lo utilizo para disfrutarlo, me deleito nadando, saboreando un helado, leyendo, escribiendo, conversando sobre política o poesía o justicia o cine, estudiando, elaborando el Proyecto pedagógico que tengo entre manos con todo mi cariño y un largo etcétera.

No sé qué maravillas me depara el futuro, confío en que la vida me traiga cosas hermosas: plenitud, ternura, pasión, océanos azules… Pero, venga lo que venga, he decidido vivir en armonía con las piezas que encajan en este Universo, en paz conmigo misma y con todo aquello que me rodea, y he descubierto la magia que esconde mi mirada, mucho más brillante y sosegada que antes.

Anuncios

2 comentarios en “Tolerancia a la frustración

  1. En tiempos difíciles se desarrolla bien la tolerancia a la frustración a fuerza de frustrarse. Lo bueno es conseguirlo por una misma sin necesidad de malos tiempos, como has hecho tú. ¿Lo del proyecto pedagógico tiene que ver con esa escuela infantil de la que hablaste un día como sueño de futuro? 🙂 Un beso

  2. hey you!

    eso de la famosa tolerancia a la frustración es realmente una cosilla muy importante. tanto, que debiera ser algo que se enseñe a lxs niñxs desde pequeñxs, como enseñanza para la vida o herramienta para enfrentar el mundo, nos permite una existencia más tranquila y en paz.

    yo debo confesar que aunque tolero bastante bien las frustraciones existenciales, a fuerza de aprendizaje basado en la experiencia, los pequeños percances domésticos de la vida (como hoy, que estoy obligada a esperar todo el día en el depto que entreguen un sofá-cama que compré por internet, porque los malditos del departamento de despacho de la tienda no dan una hora precisa de entrega) me siguen siendo más difíciles de encajar con flema británica. 😛 jeje. pero en fin, estamos trabajando para usted, intentando tomar las cosas con más humor.

    me uno a la curiosidad de candela… en qué malos pasos andas??

    big hug!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s