Esas pequeñas cosas que se suceden

A lo mejor ya lo he dicho muchas veces, o quizá no lo dije nunca. No me acuerdo… Pero estoy en una fase en la que me siento satisfecha con mi “aprendizaje”, si, he recuperado una capacidad mía que tenía adormecida: la de disfrutar intensamente de pequeños detalles cotidianos.

Me hacen feliz cositas aparentemente insignificantes, que pocas personas valoran realmente. Me rodeo de personas agobiadas, pesimistas, que rara vez se sienten plenas ni bien. La gente corre de un lado a otro, sin reparar en escuchar a esa persona que pide limosna a cambio de ofrecernos su música en plena calle, o sin pararse a ayudar a ese pájaro o perro que encontramos malherido o abandonado, nadie mira a nadie, simplemente obedecen a un reloj y miran por sus propios intereses, atrapados en vidas que no quieren.

A mí me fascinan pequeñas cosas, pasear con mi pareja y mi perro a cualquier hora, llevarme a mi perro a desayunar a alguna cafetería con mesitas al aire libre, leer en el balcón de mi casa, dormir la siesta (siendo 4 en el sofá: mi novia, mi perro, mi gato y yo), ver películas o series en el ordenador por la noche en la cama, ir al mercado a elegir frutas y verduras de cientos de colores para comprar, escribir un relato (o un post en mi blog), preparar la mesa para cenar, leer y mecerme en las palabras hasta sentirme adormecida, jugar como una niña con mi gato y mi perro, reírme con mi hermana a cualquier hora, AYUDAR a todo aquel (animal humano o no humano) que lo necesite, ir a algún concierto (no hace falta que sea grande ni multitudinario), reírme con mi pareja mientras cocinamos, levantarme con mi novia los sábados y los domingos y quedarnos abrazadas en un estado sostenido entre el sueño y la llegada del día, leer, comprarme libros, encontrar el vestido rojo que buscaba, conversar de la lucha contra el especismo o sexismo o racismo u homofobia, recordar instantes de mi infancia, ver mi serie favorita en la televisión, ir a nadar a la piscina y nadar sin prisas, contemplando el dibujo que el agua hace junto a mi cuerpo, comer fresas en primavera, acurrucarme en invierno… Y un larguísimo etcétera.

La vida está llena de detalles preciosos y agradables que a veces, no son valorados con justicia, escapando a la percepción de casi todas/os las/os mortales. Yo he aprendido a sonreír con cada uno de ellos…

Anuncios

5 comentarios en “Esas pequeñas cosas que se suceden

  1. El disfrutar y valorar esos detalles es lo mejor que te puede pasar, esa capacidad no se te puede dormir más 😀
    Tengo la misma manera de ver la vida y hasta ahora me va genial.

  2. A “R”: me gusta verte por aquí de nuevo. Y me parece estupendo que tengas la misma forma de contemplar el mundo, disfrutando de cada detalle. Un beso

  3. Me ha gustado leer esto, para darme cuenta de que a veces entro en el remolino de la prisa, del caos a veces de tener q hacer algo en determinado tiempo… Pero la verdad, es que no queda otro remedio, si quieres alcanzar lo q tienes q hacer cada dia…. No obstante, cuando puedo, por ej. en el finde, bajo el ritmo y disfruto de pequeñas cosas, como alguna de las q has comentado…. Me encantaría tener mas tiempo de disfrutar de lo q realmente me gusta, pero así están las cosas, por el momento…ACEPTAR….para transformar poco a poco. Namasté!!

  4. Hola,

    Me encanta esa llista de las pequeñas cosas que te gustan, no son pequeñas, son impotantes para vos y para quienes te rodean (o te leemos)
    Estaba pensando en escribir algo parecido un día, porque es muy rico reconocer y rendir tributo a las cosas sencillas que hacen nuestras vidas únicas, a mi me encanta!
    ¿Seré narcisista? Me gusta descubrirme sonriendo con pequeñeces, recibiendo un golpe de felicidad en la cara por cosas que otros no entienden, en lugar de sentir angustia.
    Un gran abrazo para vos,

    • A “SimpleDay”: no eres narcisista en absoluto!!, creo que debemos entregarnos a esos pequeños placeres o detallitos y analizar lo que sentimos. Durante un tiempo, me dediqué a todo lo que quedaba fuera de mi mundo interior, exploraba un Universo exterior, olvidándome de mí, pero me ha hecho muchísima falta quererme por encima de todo y descubrir lo que me hace sentir plena y feliz.
      Me alegra saber que también lo haces, eso no es ser narcisista, es ser generosa con nosotras mismas. Un besito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s