Autobús

Hoy he atravesado la ciudad en autobús (no pude utilizar el coche), he tomado asiento, siempre me gusta ir junto a la ventana, todo pasa a una velocidad amable, todo, los edificios, los parques, la gente, las bolsas que llevan las personas en la mano, alguien recogiendo algo que no alcanzo a descifrar del suelo, tacones, sandalias, un niño vestido de futbolista local (horror, no me gusta nada esa obsesión por vestir a un bebé-varón de futbolista), una mujer que sale de una floristería con una rosa que parece que se regala a sí misma, una pareja que carga un ramo de flores precioso, universitarios/as con apuntes que pasean hacia la Facultad… Y entre la multitud distingo a un perrito, blanco y negro, entrañable, no lleva collar y pienso que la gente del barrio por el que estoy pasando suele dejar a los perros sueltos, pero entonces analizo mejor la situaciñon y observo que el perro mantiene una expresión y una conducta de perdido y abandonado, e intenta seguir a una pareja de salvajes, les mueve el rabito, les sigue, y la pareja lo contempla con asco y le empuja hacia la enorme avenida, se me encoge el corazón, quiero bajar y cogerlo, pero no hay paradas y autobús sigue, y sigue, me planteo en pocos segundos dónde llevarlo si pudiese cogerlo, porque yo ya tengo dos animales y vivo de alquiler, me angustio, me aflijo, el autobús corre, y se aleja de aquella zona, y recuerdo con dolor la forma en la que los humanos desprecian a los animales, en aquella calle tan concurrida, nadie quiere que un perro asustado le estorbe en su camino…

Y estas son las típicas cosas que suceden y me alejan más de los humanos, y me acercan más a los no-humanos. Yo no puedo ser tan egoísta, tan bruta, tan injusta con individuos que sienten, no consigo comprender la indiferencia emocional-conductual-psíquica que tienen las personas hacia los demás, y sobretodo hacia los más débiles, inocentes e indefensos…

Quisiera volver a encontrarme con ese perrito, lavarlo, desparasitarlo y ofrecerle un buen plato de comida y todo mi cariño, quisiera cruzarme con él y decirle que tiene una nueva familia que lo adorará, protegerá y cuidará.

Quisiera cambiar el color de mi sociedad, hacerla azul de emociones, llenarla de verdes intensos, cubrirla de justicia fucsia, y de sentimientos colorados… Me avergüenza el color que actualmente tiene.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s