Home sweet home

El jueves me puse enferma en la escuela. De repente mis alumnos/as me hablaban y a mí todo me daba vueltas. Sentí ganas de vomitar, las piernas temblando y una especie de hipotermia. El director se ofreció a llevarme a casa, pero no quise, así que caminé torpemente por las calles y comencé a sentirme aún más mareada, y un dolor intenso en el estómago me impedía andar.

Busqué con los ojos un bar, algún sitio con un baño y silla para sentarme, porque no tenía fuerzas para coger un taxi.

Entré en un antro, horrible y llamé desde mi móvil a mi pareja.

Ella estaba al otro lado de la ciudad recogiendo unas cosas, pero llegó volando, no sé cómo, con un súper taxi a aquel bar de nombre irreproducible.

Fue tan bonito verla llegar, con todo el cariño del mundo me sostuvo y me ayudó a subir al coche, luego al médico (en mi familia hay muchos médicos, fui a una médica de mi familia) y por último a casa. Me tumbé en mi sofá, y quedé dormida el resto de la mañana, mi gatito y mi perro junto a mí, mi pareja mientras tanto hacía algo de comer, salía a por algunas cositas para mí y me traía un libro precioso para devorar.

Al día siguiente no fui a trabajar, estuve en la cama gran parte de la mañana, hablando tranquilamente con mi pareja, abrazadas, en paz.

Además estos días está lloviendo, y no hay cosa que más consiga gustarme que escuchar la lluvia desde la cama, bajo el nórdico, y contemplar el destello fugaz de los truenos asomando por la ventana.

Estar en casa, estar con mi pareja disfrutando todo el tiempo de nuestras conversaciones y risas, evadirme de los problemas que trae consigo mi trabajo, deleitarme del tiempo libre, gozar de un buen humor 24 horas, dormir y dormir con la calma de una niña, ha sido maravilloso, algo que necesitaba para volver a respirar y salir a la superficie.

Home Sweet Home.

 

Anuncios

3 comentarios en “Home sweet home

  1. Los problemas, las enfermedades, las crisis, no son más que una oportunidad precisa ya sea para descansar, cambiar de estilo de vida, dar paso a la creatividad, etc. etc. Aquel malestar a la larga no hizo más que traerte regalos, aquellos que realmente valen la pena. En buena hora por tí.
    Un abrazo
    Yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s