Atrapar una estrella

Mis dos pequeños fierecillas nunca dejan de sorprenderme.

Tengo tanto que aprender de ellos.

Me conocen muy bien, aunque no comprendan mi idioma, traducen mi lenguaje corporal, intuyen todo lo que pasa por mi cabeza, por mi alma.

Tienen sus curiosas manías, gustan de subirse encima todo el tiempo, acurrucarse contra mí y adormecerse. Les encanta seguirme, mirar con atención cómo escribo en el ordenador, leo un libro, cocino, me ducho, me peino o hablo por teléfono.

No guardan rencor si un día paso más horas de la cuenta fuera de casa, no exigen, no se enfadan, y guardan en su mirada esa inocencia infinita.

Pero además, tienen súper poderes, pues saben arrimarse cuando presienten una pizca por pequeña que sea, de inquietud o desazón. La otra noche, me costaba entregarme a los brazos de Morfeo, y mi querido gatito puso su naricita contra la mí y su patita en la palma de mi mano, luego se quedó dormido ronroneando, con una paz envidiable, y solo así, me dejé arrastrar al dulce mundo de los sueños…

Para ellos todo. Soy capaz de atraparles una estrella. Para ellos el mundo.

Anuncios

2 comentarios en “Atrapar una estrella

  1. jeje me encantaría ser madre de un animalillo así.
    viste 28 días, esa película de la sandra bullock? bueno, con mi novia creo que aún estamos en la etapa de las plantas… LOL

    un abrazo, bella!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s