Se nota que es domingo y tengo tiempo de escribir…

Pequeña anécdota escolar: a principios de la semana pasada cinco alumnos míos y dos alumnas me piden un ratito para “dedicarme” una canción. Asiento. Y ellos contentos/as. Cuando la cantan, noto que además hacen un baile muy curioso abanicándose, y se ponen colorados, ruborizados. La canción es en brasileño (creo) y no entiendo nada. Sonrío, aunque noto que los chicos lo cantan entre risas, avergonzados. Así que pienso que es una canción “para chicos más mayores”, o que la letra habla de amor (el amor, con 5 años, es un tema que les hace reír de timidez, pero al mismo tiempo les encanta).

Llegué a casa y busqué la canción, al parecer todo el mundo la conoce, ¿no la has escuchado? me dicen. No.

La oigo y traduzco la letra.

Como había imaginado es una canción algo inadecuada para niños/as (aunque no soy ninguna maestra puritana y me da igual mientras la letra no sea ofensiva, u obscena o machista o violenta), y hablaba de amor o similar.

Al día siguiente ellos me retan: “Señorita, déjanos cantártela otra vez”.

-No -les dije.

-Señorita, es que no se puede ser taaan guapaaa !!! -me sueltan.

¿Qué les pasa a los niños/as de ahora?. Antes, si te gustaba una maestra o un maestro, le mirabas con admiración y te guardabas para ti, ese amor entrañable y arrebatador.

Les miro un poco enfadada. Y les pido que trabajen. Pongo la radio (a veces la pongo en clase). Y suena el tema, al principio no soy consciente porque estoy concentrada en algo. Y ellos, SIN mi permiso, salen alegremente de sus mesas y se ponen a bailar y a cantarla.

Y a mí, no me queda otra que reírme de lo locos y locas que están. Y salgo a bailar con ellos a la zona de baile (obviamente no hago algunos de los movimientos del baile en cuestión, porque soy su profesora!). Lo que más gracia me hace del tema, es cuando se abanican de amor, jajajaja.

Nossa, nossa Assim você me mata…

¿La canción? esta: http://www.youtube.com/watch?v=Gj5Sv3Eq8DI

Anuncios

2 comentarios en “

  1. Jajaja… ¡qué anécdota más divertida!

    A mí me gusta mucho esa espontaneidad que tienen los niños y adolescentes de ahora. Es verdad que no sólo han ganado confianza para bien… pero yo creo que merece la pena.

    El otro día, un alumno de casi catorce años me dio un beso en la mejilla. ¡Fue tan tierno! Me sentí como si fuera de su familia… Creo que nunca voy a olvidarlo.

    Menos mal que también existen estos días, porque hay otros… 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s