MOMENTOS…

Ayer (fue sábado) sacando a mi perro a pasear, atravesando uno de tantos puentes preciosos, el río brillaba debajo de nuestros pies. Mi perro se sentó a mitad del puente, a mirar, como yo, los barquitos y piraguas.

El otro día, en bicicleta, se derramaba el sol atardecido sobre los árboles de un bulevar, luz invernal, hermosa, decadente, dorada oscura.

Esta mañana, tendiendo en la azotea (¡cómo me gustan las azoteas con vistas!), el color de la ropa ondeante y atrevida en el aire, el cielo azul y despejado de fondo.

Cuando madrugo, y voy al trabajo: el comienzo del día iluminándome, las manos en los bolsillos congeladas, todo en tonos amarillos, ambarinos, recién nacidos.

La muralla que rodea parte de esta ciudad sureña, bohemia, mágica, y que contemplo desde el autobús al regreso del trabajo, alzándose (la muralla) sobre el resto de edificios, defendiendo la historia que guarda, imponiéndose al futuro, magnánima.

El primer día de playa del año, que suele caer en mayo o junio, yo quedando siempre maravillada, los dedos mojándose de orilla, la mirada buscando la línea entre el mar y el cielo, sin encontrarla.

Los dulces artesanos, coloridos, expuestos en una vitrina, el dedo índice acariciándolos sin llegar a tocar nada, la lengua decidiendo cuál quiere.

El corazón correteando en la garganta, cuando sin previo aviso, encuentro una protagonista metida dentro de un libro, tumbada sobre las páginas, sintiéndome identificada, sintiendo entre las palabras y yo un espejo.

Cuando las luces del cine se apagan, y trato de beberme el refrigerio buscando luego a tientas el hueco del vaso junto al sillón, inquieta, removiéndome en mi asiento, ante el inicio de una historia ficticia que inunda la pantalla.

Duchándome, y mi gato apareciendo, asomando las dos orejas tan grandes, sus ojos verdes clavados, haciéndonos, como siempre compañía.

Mis alumnos, cuando pongo música, y se ponen a danzar, como fieras enloquecidas, alzando las manos, gritando, sin límite, sin guía, y reina un feliz caos absoluto bañado de alegrías.

Son algunos, de los muchísimos momentos que despiertan en mí, sensaciones indecibles, hermosas. Instantes que valoro, y que nadie que conozca, sabe apreciar aparentemente.

 

Anuncios

Un comentario en “MOMENTOS…

  1. Qué lindo!
    Sabés, a mi me pasa un poco como vos… son pequeños momentos, que para otros no significarán tanto, los que engrandecen mis días.
    Es delicioso dejarse acariciar por el sol de la mañana, que apenas calienta; sentir el viento fuerte que me golpea el cuerpo; levantar la mirada al cielo azul; descubrir un paisaje, una montaña lejana, una nube, una estrella… es hermoso.
    Un abrazo Hadita,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s