ARTE

Cuando era pequeña me encantaba mirar las enormes estanterías de mis padres y elegir un libro, me quedaba con el dedo alzado, pensándome cuál de ellos me llamaba más la atención.

Teníamos una interminable y hermosa colección de libros de arte, porque mi familia siempre estuvo fuertemente vinculada a todas las expresiones artísticas. Y esos libros grandes, repletos de escenas, paisajes, rostros, emociones… me llevaban muy lejos de la sala de estar, eran para mí como una enorme puerta que me mostraba un jardín de posibilidades infinitas.

Recuerdo algunos que llamaban especialmente mi atención (hay cientos, pero dejaré aquí estos):

Las delicadas bailarinas de Degas, podía contemplarlas sin cansarme, aquellos movimientos sibilinos, mágicos… Yo también hacía ballet y me gustaba utilizar aquel tutu tan bonito.

Qué bonito… De mi amado Renoir, recuerdo que escribí un cuento sobre la mujer joven que cuida a la niña, me resultaba bellísima, me gustaba supongo aunque no era consciente. Aquel cuento contaba la historia de una joven con la mirada más hermosa y triste del mundo.

Hopper. Depende del estado emocional por el que atravesemos, esta imagen me suscita inquietud o una paz infinita. Yo adoro el mar, me encantaba tenerlo cerca… Y las habitaciones con tonos claros.

Tierna y preciosa obra de Manet. A mí me encantaba mirar a aquella niña que guardaba en su regazo un gatito, aquella niña de mirada vidriosa, casi parece que fuese a llorar.

El Café de Noche de Van Gogh. Junto con la Noche Estrellada eran mis dos favoritos de Van Gogh. Yo, aún sin saber quién me amaría cuando fuese grande, ni de quién podría enamorarme, siempre me imaginaba sentada ahí, acompañada, mirando de soslayo las estrellas. Desde entonces, ir a un café bonito, y mirar las estrellas, me resulta un placer de incalculable valor.

El día de verano de Berthe Morisot. Qué linda imagen, obra realizada por una mujer, que me hacía imaginar un paseo sobre el agua acompañada de otra mujer. Si lo analizáis, la mirada de una de ellas denota inquietud, como si tras un sereno paseo hubiese un amor precioso escondido entre ellas y alguien las acabase de descubrir.

El arte. Siempre me ha acompañado, desde que tuve la capacidad de fijar mi atención en algo que me agitase por dentro, lo he admirado.

 

Anuncios

2 comentarios en “ARTE

  1. jeje. esto del arte es muy interesante.
    en mi familia, desde hace unos años (en que el trabajo de mis padres y, por ende, la situación económica, está más estable) se “consume” más arte. mi mamá compra más arte, y más libros de arte. nos ha regalado arte a mi hermano y a mí (chileno y contemporáneo), y el consumo de libros de arte ha aumentado.
    la guinda de la torta fue la navidad de este año, en que mi mamá y mi hermano se regalaron el uno al otro el mismo libro de grabados japoneses de tashen. qué risa, porque además, aunque no tenemos exactamente los mismos gustos, sí son bastante similares. total, finalmente mi hermano fue y cambió el suyo por uno de hitchcock, para no tener el mismo con mi mamá y poder compartirlos.
    personalmente, aunque mi gusto es bastante amplio, los impresionistas en general son de mis favoritos. y haber visto les coquelicots, de monet, en la realidad, fue fabuloso.

    cuidate, chiquilla. un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s