Efecto secundario

 

Los vértigos duraron dos semanas y media. Pero me quedé con un “efecto secundario” de tanto mareo, de tanta sensación de dependencia y debilidad, del mal trago de la resonancia, de tanta pastilla, de sentirme por primera vez en mi vida, frágil, mucho, hasta el punto de romper a llorar por verme tan tonta. El efecto secundario es la ansiedad, amiga y compañera mía, que odio y que soporto porque otro remedio no me queda.

Ansiedad (Y a mi amiga Encantada le digo, que me acuerdo de ella y de sus crisis de ansiedad). Esa sensación de angustia, de miedo a no sé qué, de sentirme paralizada o aterrada de repente. Ansiedad por el miedo a volver a marearme en un espacio abierto y público.

He vuelto a trabajar porque pedí el alta voluntaria. El viernes fue mi primer día. Noté la ansiedad, palpitando, monstruosa intentando salir a flote, pero logré controlarla, y el día fue bien. No obstante, este fin de semana, lo he llevado regular.

No daré detalles. Porque este post no estaba pensado para relatar miserias, ni cosas tristes. Este post es de dulce agradecimiento, porque no voy a olvidar, ni por un segundo, a las personitas que me han cuidado, empleando toda su energía y cariño, con una sonrisa en todo momento, con una paciencia infinita.

– Mi novia (que además de novia, es amiga, amante, compañera). Me ha hecho pasar dos semanas y medias maravillosas, pese a todo, repletas de risas, caricias, películas, libros, paseos por el río al atardecer, haciendo malabares para llevar todo el peso de nuestra casa ella sola, elaborando platos deliciosos, abrazándome, apoyándome en todo, entregándome toda la protección y la ternura del mundo. Admiro su bondad, la forma que tiene de quererme.

– Mi madre. Para ella mi dolor, o cualquier sufrimiento por leve que sea, es suyo, ella lo padece todo y prefiere enfermar ella que vernos mal a nosotros/as. Pero tiene una virtud inmensa, envidiable, y es que ella, ante cualquier situación, utiliza un instrumento: la risa. Sus bromas y sus cuidados, su capacidad de empatía, su amor absoluto, nos envuelven y protegen siempre.

– Mi padre. Y ahora me toca decir ese tópico norteamericano de : es mi héroe (ajjajajajaja, este tipo de comentarios no van para nada con mi blog, lo sé, dejadme un poquito de americanismo, que dura poco). Me acompañó durante la resonancia, me invitó a perder el miedo a los espacios abiertos, me obligó a caminar una hora y comprobar que no me iba a marear, me dio todo el apoyo, la ternura, y la fuerza que lleva siempre en sus bolsillos.

-Mi hermana. Vive en el mismo edificio que mi novia y yo. Y su cariño incondicional me emocionan, su mirada serena, y su capacidad de transmitirte seguridad, confianza y sosiego, me han ayudado muchísimo.

– Mi perro y mi gato. En serio. Admirables. Acompañantes permanentes, solícitos, leales, grandes amigos que sin pedirme explicaciones, sin añadir dramatismo, me calman, me acompañan indefinidamente, me ofrecen todos sus minutos y un amor incontenible, que se desborda, sin prisas, sin relojes, sin exigencia.

-Gloria. Y su generosidad. Acudiendo a mi casa, a las cinco, a 40 grados en la calle, con una sonrisa infinita, para hacerme masajes que aliviasen (en el momento más duro de mis vértigos) mi inestabilidad. MI amiga, desde niña. Siempre ahí, de alguna forma.

-Y a otros parientes y amigos que han estado ahí, al otro lado del teléfono, dispuestos a hacerme reír y a escucharme…

Gracias. Gracias. Gracias.

En cuanto me recupere del todo y no exista siquiera, un pedacito de esta ansiedad absurda, prometo recompensar.

Anuncios

2 comentarios en “Efecto secundario

  1. Hola hada!!!
    Recién he descubierto tu blog y no he podido parar de leer desde el primer post hasta el último. Me ha ayudado a recordar y reencontrar todos aquellos valores por los que luchamos, en esta sociedad que te empuja hacia todos los lados a veces se me pierden. Muchas gracias.
    Te envío una canción con todo mi cariño y deseo que te recuperes del todo muy prontito.

    Ha sido un gran placer leerte.
    Un besito
    Joana

  2. mish esta chica tecnológica, no tenía idea de que se podían dejar canciones en los comentarios! LOL

    me alegro de que ya estés mejor 🙂
    un gran abrazo y fuerzas para seguir recuperándote!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s