En el coche

 

El miércoles tuve “un mal día”. Mal en el trabajo, mal de ánimos, un día tonto y triste. Además estaba agotada, me pesaban los párpados y no conseguí dormir la siesta… Tuve que recorrer toda la ciudad para ir a visitar a la psicóloga, tráfico, hora punta, parecía perdida en una selva de automóviles sin salidas alternativas. Y al llegar a la consulta, descubrí que se había equivocado y nos había citado a dos pacientes a la misma hora. Como soy muy educada, cedí mi sesión a la otra mujer que esperaba. Y salí de nuevo al coche, para recorrer calles y avenidas interminables, plagadas de semáforos en rojo.

De pronto, en la radio del coche, sonaban canciones con claras connotaciones decadentes.

Y me puse a llorar. Y diréis, ¿y qué misterio entraña el hecho de que se eche a llorar?. Pues para mí, el llanto ha sido siempre una actividad solitaria, guardada con cariño en la más absoluta intimidad, quizás compartida alguna vez con mi pareja o alguna amiga/o o familiar próximo, pero generalmente en lugares cerrados a la mirada ajena. Para mí, llorar es una acción muy personal, no sé, para este tipo de cosas me considero tímida. Y repentinamente, en el coche, rodeada de otros muchísimos coches, asomaron unas lágrimas furtivas, que dieron paso a otras más intensas, mi respiración entrecortada. Hice un enorme esfuerzo por retener el rímel sujeto en mis pestañas, por mantener el buen color y que nadie sospechase después, que había llorado.

Y así sin avisar, un hombre que vendía pañuelos en uno de los miles de semáforos, me pidió que bajase mi ventanilla, pero negué educadamente con la cabeza (no necesitaba pañuelos, y estaba llorosa, en fin, que no). Entonces, desde el otro lado del cristal, me dice:” ¿cómo una mujer tan guapa puede estar tan triste?” (con su acentillo africano).  Quedé pensativa, halagada, sonreí y me encogí de hombros. No tenía la respuesta.

El jueves tuve un día mejor. Tuve que utilizar el coche, de nuevo. Pero esta vez, canté animada los temas de la radio.

Anuncios

15 comentarios en “En el coche

  1. Todo está dentro de uno, fíjate, el africano probablemente tenga una vida peor que la tuya, vendiendo pañuelos en la calle, y en vez de estar triste, hasta te soltó un piropo. Cada persona es un mundo. Ningún dolor es para siempre. Ánimo.

    • A “B Girl”: totalmente de acuerdo. Deberíamos aprender mucho sobre la actitud que promueven otras culturas, en las que casi nunca cabe la tristeza o la ansiedad. Un abrazo y gracias por tu comentario!

  2. brindo por más días lindos, con canciones por cantar! (y quien sabe, los días malos quizá sean necesarios para limpiar el exceso de sal que tenemos dando vuelta). Gracias por tu comentario en mi blog. Las letras siempre son hermosos puentes por los que nos podemos encontrar, aún sin conocernos.
    Abrazo inmenso!

    • A “Mariana”: muchas gracias por tu comentario, me gusta verte por aquí!!. Y si, supongo que la tristeza debe formar parte de la vida, y son necesarios. No obstante, celebro la llegada de los días dulces, luminosos, memorables. Un beso!!

  3. Pues a veces de los días malos se aprende mucho. Ese muchacho que te tiró el piropo, por ejemplo, quisás quiso mostrarte que la en la vida sigue existiendo más bondad que maldad y más motivos para sonreír… es verdad eso de que las estrellas siguen estando ahí aún en los días de lluvia
    .
    Cuando estés lista levantá el ánimo. Yo desde acá deseo que sea pronto.

    Un beso,

  4. Espero que ya estés mejor. Llego tarde, estuve enferma y alejada de la compu. Esos días te muestran lo bien que estabas antes y no podías percibirlo. Definitivamente son días necesarios para equilibrar la balanza. Un abrazo!

    • Justo antes de irnos a dormir debemos estar agradecidos por los buenos momentos del día y por los malos también, que son los que nos enseñan. Si ha habido algo que se quería que sucediera de otra manera a como se produjo debemos imaginar como quisiéramos que hubiese sido. Al quedarnos dormidos, diremos “Voy a dormir profundamente y despertar lleno de energía. Mañana va a ser el día más hermoso de mi vida.”
      ¡Buenas noches!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s