Coincidencias

 

No sé qué pasa, pero últimamente hay lesbianas por todas partes.

El miércoles conocí a dos mamás de un niño adorable y feliz, de la escuela en la que trabajo. Son la pareja que más sonríe, y que más ilusionada parece con la maternidad.

La semana pasada, además, se dio la siguiente escena: como soy maestra de apoyo este curso, me tocó sustituir a una profesora en sexto de primaria (los chicos/as tienen entre 10 y 11 años) durante media hora. Se pusieron a dibujar, libremente, porque ese día no había tarea… Y mientras observo a los alumnos/as, me fijo en que una niña dibuja con muchísima concentración y entusiasmo, las letras del nombre de otra chica. La miro sin incomodarla, sin que se de cuenta, y me sorprende descubrirle escribiendo Te Amo, junto al nombre de esa amiga. Dibuja sin importarle lo que el resto piense, sin esconder las palabras, muy seria y segura. Entonces me acerco, como quien no quiere la cosa, y le pregunto: “¿Quién es Z.?”. Y ella, vacila en su respuesta, y sin mirarme a los ojos (en ningún momento levantaba la vista) me dice: “Es una amiga mía”. Entonces le dije: “Pues creo que a Z. le va a encantar ese dibujo…”. En tono cómplice, amigable. Entonces me tocó marcharme de la clase, y noté cómo levantaba a toda prisa su mirada, y me sonreía, aliviada.

Además de esto, he descubierto que tengo una compañera de Infantil, lesbiana, y otras tantas en la escuela, además de compañeros gays.

Es increíble… Y maravilloso que cada vez seamos más, que nos dejemos ver, que nos sintamos fuertes, unidas y orgullosas.

Anuncios

3 comentarios en “Coincidencias

  1. no tengo idea de si cada día somos más, pero al menos, cada día vemos más la luz.
    me encantó la historia de esa pequeña alumna, que entrega su amor con toda esa inocencia.

    un beso, bella!

  2. Da gusto ver que cada vez somos más visibles, que no somos bichos raros, ni unos monstruos. Somos ante todo personas pero que sentimos diferente y esa diferencia hace que veamos las cosas de la vida de mejor forma que el resto, lo que nos crea muchas enemistades y envidias. Pero no debemos de ocultarnos ya que bien es sabido que nuestro miedo es su fuerza. Me alegro por las mamás de tu colegio estén muy ilusionadas con la maternidad. Y me alegro por la niña del dibujo, porque ha descubierto casi sin quererlo una mano amiga. Ojalá muchos hubiéramos tenido una así en su momento. Esto es infinitamente mejor que un matrimonio convencional, que se han casado por el que dirán y que han tenido hijos por lo mismo, en el que el marido es más conocido en cualquier casa de citas que en su casa y que no para echarle broncas a su mujer que sufre, mientras los niños no paran de llorar y no se explican porque tienen un papá tan violento. Luego eso sí todos los Domingos se le ve en misa de 12 y ayudando al párroco, porque claro son las cosas que tiene lo del aparentar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s