En movimiento

 

Escribir es un juego solitario, pero desconcertantemente intenso. Admito que mi curso de escritura me está fascinando, en primer lugar porque me permite leer a unas autoras admirables, algunas no las conocía, y ahora forman parte de mi bagaje personal… En segundo lugar, hace que sienta ganas de volver a escribir, ficción. He tenido que entregar unos ejercicios de lo más originales, y me he divertido haciéndolo. Además, me encantan mis compañeras.

La ansiedad se ha atenuado muchísimo, tengo, a veces, un poquito, esa sensación de temer que vuelva a regresar… Pero es una sensación vaga, y repito en mi cabeza algunas palabras de mi querida Encantada, sobre este tema.

En la escuela mucho mejor, la compañera que me hace la vida imposible porque es una frustrada sin corazón, va respetando cada vez más mi muralla, y no le permito ni media. Con el resto de compañeras/os muy bien. Con los niños/as disfruto bastante, nos reímos, jugamos, aprendemos… Aunque mi especialidad es infantil, ahora estoy sustituyendo a un profesor  del colegio de quinto y eso me gusta, porque trabajo con chicos/as mayores con los que podemos hablar de cualquier cosa, es muy interesante.

Mi novia está muy ilusionada con un proyecto muy lindo que tiene entre manos, y me gusta verla así.

Todo parece ir mejor en general, aunque sé que aún me queda camino, un trayecto con sus respectivos baches. Pero al menos, he vuelto a sonreír, y no tengo una constante somnolencia y ganas de llorar. Tampoco soy capaz de “cantar victoria”, poco a poco, sin exigirme mucho. Reconozco que me siento vulnerable, y cualquier pequeño gesto, puede derribarme. También el amor, la ternura, pueden hacerme levantarme en un momento dado.

Sensible, pero no triste.

Esta semana he hablado telefónicamente con una bloguera maravillosa, a la que aprecio desde hace años (nos leemos mutuamente, incluso ella leía mi blog anterior), nos hemos “visto crecer”, nos hemos “acompañado” en la ansiedad y en las celebraciones de acontecimientos positivos a base de posts y comentarios, pero nunca había pensado en la posibilidad de ser “amiga suya real”, con motivo de un viaje que haremos mi novia y yo a su ciudad, hemos intercambiado el teléfono. Y, la verdad es que al hablar parecía que ya nos conociésemos, ¡en serio!, fue una sensación tan agradable, yo que soy más bien tímida, y ¡no paré de hablar!, no sé, pero me hizo muchísima ilusión. Encontrarnos las cuatro (ella y su novia, yo y la mía) va a ser muy bonito.

Todo sigue dando vueltas, en movimiento.

 

 

 

Anuncios

9 comentarios en “En movimiento

  1. Los encuentros de blogueras son geniales. Te animo a que te relaciones así. Puedes tener alguna mala experiencia pero en general es enriquecedor, divertido y una fuente de post inagotable!

    Me alegro de que poco a poco vayas dejando la ansiedad atrás. Es mu mala compañera! Esta mañana he tenido un amago…cuando me hiperactivo mucho sé que me pasará factura y ayer andaba nerviosilla…así que me he tomado media pastillita al llegar al curro y aquí estoy tan ricamente!

    Sigue escribiendo porque a pesar de ser algo solitario te permite conectar con mucha gente. Lo que quieras quedará para ti. Lo que quieras compartir, lo disfrutaremos los demás.

    Un abrazo

    • A Chris: ays los amagos, pero también tienen sus remedios… Espero que estés mejor cada día, así vamos todas las que padecemos ansiedad: a pasitos cortos. Un besito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s