Azul y Gris

Captura de pantalla 2013-02-17 a la(s) 19.20.27

 

Tras una semana complicada puedo decir: prueba superada.

Tuvimos a un familiar ingresado en el hospital. El último perrito que adoptaron mis padres se puso enfermo (está muy bien ahora). Mi pareja tuvo que quedarse muchas horas acompañando al familiar y pasé muchísimo tiempo sola. En la escuela tuve mucho trabajo. Mi mejor amiga está muy mal con su novio y me entristeció notarle tan hundida. Mi hermana ha perdido demasiado peso (mucho) y no sabe qué hacer con su novio, no sé cómo ayudarla, pero me  preocupa, y precisamente esta semana, saltó todo a la vez.

Todo está bien. Pero aún así, nadie me quita el peso sobre los hombros de esta semana.

He tenido tiempo de pensar en aquellas cosas de mi vida que debo mejorar, porque a veces es necesario, y estos días tuve tiempo.

Sorprendentemente: no he tenido nada de ansiedad. Eso es una victoria. He tratado de llevar las preocupaciones o problemas de un modo muy tranquilo, sin luchar por soluciones rápidas, sin quejarme, simplemente, dejando las cosas fluir. Ayudando todo lo posible a quiénes me han necesitado.

He ido disfrutando de los momentos del día (en esta semana): la siesta, la cena con mi novia cuando llegaba, los paseos al atardecer con mi perro, alguna conversación con algún alumno/a, las bromas con mi hermana o la conversación con mi mejor amiga, dormir muy abrazada a mi pareja, levantar la vista al cielo por las mañanas y respirar hondo…

Parece que todo se va solucionando, y esta noche veré la entrega de los premio Goya en la televisión (me encanta, suelo hacerla una noche especial).

Esta mañana me desperté sola. Me hice un buen desayuno, me vestí con ropa de footing (muy bonita por cierto), y salí a correr con mi perro. Caían gotitas minúsculas, una lluvia apenas perceptible, atravesamos un puente, llegamos a un parque enorme, dejé que mi pequeño corretease como un loco por la hierba, corrí con él por la hierba, tan verde, y me eché a reír de lo gracioso que estaba. Miramos un lago. Luego volvimos porque la lluvia se hizo algo más intensa. Le di un baño caliente, le cepillé el pelo y le sequé. Parece una nube de algodón. Después me duché yo y salí a buscar a mi pareja, la recogí y nos fuimos a almorzar. He disfrutado de cada minuto de este día, por cotidiano que fuese. Ha sido un domingo agradable, pese al frío, pese a todo.

Estoy orgullosa de haber frenado cualquier inicio de ansiedad o temor, de haberme incluso deleitado con instantes fugaces de los días grises.

Presiento que la primavera vendrá pronto, llenándolo todo de flores y de calorcito.

 

Anuncios

5 comentarios en “Azul y Gris

  1. Que grato leer que no hay ansiedad ,a pesar de la semana cargada,
    Una gran victoria ,para ti y para los que te leemos desde lejos.
    A veces cuando la ansiedad y los demonios me acorralan, el llanto, los celos, la pena, la impotencia, pienso en que siempre se puede salir ,un poco más allá , sólo hay que seguir caminando.
    Sinceramente me alegra tu propia victoria.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s