Signos de interrogación

Captura de pantalla 2013-05-11 a la(s) 23.05.29

A veces, cuando me planteo el hecho de ser una posible futura mamá, me cuestiono cientos de cosas, qué clase de infancia deseo ofrecerle, cómo resolveré algunos conflictos, cómo le haré reír cuando se sienta triste o decepcionada, a veces contemplo el mundo y me pregunto si traer niños y niñas a este sitio es una buena idea o si es egoísta. Tengo muy claras ciertas cosas, como por ejemplo, que siempre tendrá una estantería a su medida con cientos de cuentos y álbumes ilustrados, o que tendrá toda una familia extensa que la/lo va a adorar/mimar/proteger en todo momento, o que le mostraré a los animales no humanos como individuos que sienten y que son maravillosos y no simples máquinas que producen/sirven, o que le llevaré al cine muchísimas veces, o que le hablaré en inglés y castellano desde que nos miremos por primera vez. Tengo claro que le voy a entregar un millón de momentos entrañables, que dormirá a mi lado cuando tenga miedo y buscaremos soluciones a todos sus temores y conflictos para que se sienta capaz de solucionar las cosas y de aceptarlas sin frustraciones. Que los momentos de comer juntas/os, o de bañarle y cepillarle el pelo serán siempre divertidos, que dormiremos la siesta, que caminaremos descalzas/os en verano por casa, y veremos el mar siempre que se antoje. Tengo muy claro que será libre para amar a quién desee, que será libre de crear su maravillosa personalidad, y que le guiaré como pueda para que consiga desarrollar una moral autónoma y la capacidad de empatía, que le enseñaré a perdonar y seguir el camino que quiera, le mostraré la fórmula mágica para no odiar a quienes puedan romperle el corazón o le hieran, porque aprenderá a ponerse en la piel del otro/a y tendrá que hacerse fuerte para ser feliz. Podrá jugar a todo lo que quiera, no importa si quiere llevar tutú y una corona en la cabeza, no importa si se mete en mi cama para mirar películas los días de lluvia. Iremos a la ópera, al teatro, a ver danza. Le regalaría una cámara de fotos desde bien pequeña/o.  Me encargaría de que su infancia y adolescencia sea lo más bonito del mundo.

Pero no sé. A veces me asaltan dudas, enormes, como sombras. Por ejemplo el modo en el que llegue. Siempre me ha atraído adoptar, ofrecerle un hogar a un pequeño o pequeña que no sepa dónde ir, pero no sé hasta dónde puedo adoptar siendo lesbiana, ni si con ello se colabora en un sistema de mafias e intereses, ni si me estudiarán una y mil veces hasta quedar agotada. También imagino a mi novia y a mí embarazadas, ambas estamos muy sanas, delgadas, y nos resulta especial llevar a alguien aquí dentro, pero… el parto no nos atrae lo más mínimo, ni el proceso de inseminación (hormonas, pruebas de toda clase…).

A veces miro a las parejas heterosexuales, y pienso ¿habría sido más sencillo ser heterosexual?. No. Nunca elegiría esa opción, me encanta ser una mujer que se complementa con otra, me gusta todo lo que soy, desde el principio percibí muy estética, muy profunda y romántica la relación entre dos personas del mismo sexo. Recuerdo que cuando descubrí que esa posibilidad, fui muy feliz, aunque me enfrentaba a un universo desconocido, aunque no me sentía para nada identificada con los estereotipos que había (aún recuerdo a una amiga que quiso presentarme a amigas suyas lesbianas jugadoras de fútbol, y yo pensé que no tenía nada en común con ellas), apenas había algunas películas que salían en Canal Satélite Digital, historias que me dejaron confusa, sorprendida… Pero me resultaba tan increíble que la sensibilidad, feminidad, sensualidad y pasión de una mujer pudiese congeniar con las de otra que decidí que solo eso podía hacerme feliz, que la sensación de vacío desaparecía.

No sé. Yo creo que tener dos madres tiene que ser una aventura apasionante, ¿no?

Anuncios

6 comentarios en “Signos de interrogación

  1. Ser madre en si es una aventura maravillosa, el dar en su máximo esplendor, el entregarse completamente.
    todas tus palabras de mostrarle,acompañarle,enseñarle,no difieren mucho de los sueños heterosexuales,,al contrario tienes mucho mas que mostrarle con hechos ,acerca de las inmensas posibilidades de amar y tolerar, tienes una familia y una pareja dispuestos a darle su amor y protección frente a muchos escollos de la vida,.
    No temas al dolor del parto, es tan ancestral, no teman a embarazarse ambas,la maternidad es un instinto primario e individual, no teman a adoptar ,el azar es tan impredecible como el hijo que parimos, no teman a amar a alguien por sobre ustedes mismas.Hay un millar de niños que necesitan ser amados como tu describes,hijos de heterosexuales.
    Si la preocupación es traer a un hijo a este mundo, la respuesta está una parte en tus maravillosos escritos sobre la vida,las personas,los lugares que amas y otra en los dias malos del alma.
    no puedes evitar ninguna de las facetas de la vida.

    Yo fui mama en pareja heterosexual, separada hoy y completamente enamorada de una mujer maravillosa, que representa todo lo que describes del complemento ,la estética,la sensualidad y la profundidad entre dos seres del mismo sexo.

    Hoy en otra cultura, en otra latitud, me es un poco difícil juntar ambos mundos, pero además no puedo hacerlo, porque esa mujer preciosa no me pertenece..

    Siente mis palabras,un abrazo

  2. Más que monotonía siento que la vida es un constante fluir, de cambios e imprevistos. Una aventura fascinante, llena de cosas nuevas por conocer y descubrir. En la que cada día trae sus nuevas aventuras, sus sabores, olores, colores y texturas. Que es cosa de mirar con ojos curiosos y mente abierta para terminar maravillado. Claro que como toda aventura tiene también sus episodios duros, momentos dolorosos y difíciles. Pero son parte del camino y del aprendizaje que de este podamos hacer.

    En algún momento la incertidumbre del futuro, de no saber como serán las cosas me desagradaba. Sin embargo ahora lo considero fantástico, la opción de la sorpresa, de lo nuevo, de poder ir descubriendo nuevos matices de la existencia me hace vibrar. Empezar el día sin saber realmente como terminara. A pesar de que planifico y me programo muchas veces las cosas no suceden como pensaba. Incluso diría que rara vez algo resulta como imaginaba, la cantidad de opciones de variación es enorme. Y tal vez porque me gusta o por quizá que razón, resulta que suelo terminar en situaciones de lo más extrañas y diferentes a lo que había vivido anteriormente. Una vez aceptando el vivir en la incertidumbre la vida se convierte en una aventura.

    Magdalena Rivera Becker

  3. Soy madre. Soy heterosexual y convivo felizmente casada con el padre de mi hijo. Cumplo los roles “sociales” que esta sociedad hipócrita intenta plasmar marcando la diferencia respecto a otras opciones. Desde mi punto de vista, sólo decirte que “ser madre” no está ligado a la orientación sexual y por supuesto va más allá del tipo de situación sentimental, … ser madre es volcar lo mejor que hay en ti en otra persona, ayudarla a crecer, intentar hacerla feliz aunque algunas veces sea difícil. Ser madre es poner límites y conceder dones en su momento.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s