Tarde vintage

Image

Nunca trabajo por las tardes. Excepto los martes, que trabajo un par de horas sin alumnos/as, en el aula, preparo, organizo y a veces cito a algunos padres. 

Hoy ha sido martes. Sobre las seis, he quedado con mi novia y mi hermana cerca de la escuela donde trabajo. Hemos paseado por el centro, mi hermana con sus zapatos nuevos en la bolsa, nos entró frío y decidimos merendar en una pastelería especializada en cupcakes de toda clase (con versión vegana y todo) decorada estilo vintage, colores claros de tonos pastel, de fondo jazz clásico, una mesa preciosa con flores que olían a recién cogidas, sillas de colores, té exquisito con espuma, la chica que atendía parecía vivir en una burbuja de paz lejos de toda tensión laboral… Yo he tomado té caliente con leche y una cupcake de vainilla y fresa.

Ha sido una tarde estupenda. Y va llegando, sin prisas, el frío.

Un beso a las/os náufragas/os y valientes que pasan por aquí.

Anuncios

11 comentarios en “Tarde vintage

  1. Disfrutar de las pequeñas cosas hasta hacerlas grandes momentos… Una habilidad generalmente desconocida.
    Un placer leerte desde hace mucho, Hada. Te comenté una vez como una “Cassandra” desconocida”, te sigo ahora como “bruja”.
    Un saludico. 🙂

  2. Mi momento Vintage

    Ayer fui a Madrid, ha hacer unas gestiones. Para que todo fuera bien me dije, de tomar un café en una cafetería que estuviera cerca en repasar y ordenar papeles. Caí por error en una franquicia de una cadena americana que se llena hasta la última punta del pelo y más allá, donde me pideron por una café 2´70 eu, casi 500 pesetas por un café.Lo cual no entiendo porque se llena. Si el sitio era un local adaptado a dicha franquicia, al que antes había sido una sucursal bancaria. Me di una vuelta por el local y me pareció de lo más frío, inerme y nada acogedor. Fui al sitio de la cita y cuando salí haciendo esquina había un local parecido al que antes había estado. Desde un mostrador abierto hacia la calle y al mirar hacia dentro ya que no pensaba entrar, me dejó onnubilado un ¡Hola! De una chica sonriente. Se ve que tienen orden de cuando alguien se acerque a fisgar como yo, le sorprendar con un hola, pero no era un hola comercial, era un hola sonriente. Así que entré y pedí un café, la chica sin dejar de sonreir, sin dejar de mantener esa sonrisa del primer e impactante y agradable hola, me atendió exquisita y muy amablemente. Las vitrinas y estanterías no eran como las del otro todo plastificado, sino que tenía más variedad de pasteles, de tartas, de dulces y la decoración no era clónica de otra franquicia, cuando fui a pagar también me sorprendió un 1´40, que ya me parece caro cobrar más de 200 pesetas por un café, pero es una de las muchas cosas malísimas y perversas que nos ha traído el euro. A lo que iba, la decoración me encantó me sentí de lo más a gusto viendo que había gente que leían, otr@s hablaban, Pero una punzada muy fuerte, sentí en mi corazón, pero no el corazón físico, sino el otro el corazón de los sentimientos. MI cabeza empezó a dar vueltas, sentí temblores, ansiedad, angustias palpitaciones., menos mal que estaba sentado y empecé a pensar en como sería mi vida si mi madre,y mi padre alentados por mis hermanos, familia extremadamente homófoba no hubeiran malvendido el maravilloso piso que teníamos en Madrid, por dos duros a una parejita de gueises, con el “cariño” que los tienen. Yo saldría de trabajar a las 8 y me iría a disfrutar de un sitio así, o con mis amigos, que lo vivieron y se lo tomaron como pudieron, o tendría pareja o vete tu a saber, pero no llevaría esta vida abocada al fracaso, tras fracaso y estar trabajando en trabajos basura con sueldos de miseria, por turnos y de Lunes a Domingo. no por no haber estudiado, sino por sufrir y estar padeciendo las consecuencias de su infinita homofobia. Así todo lo que yo hice, todo lo que yo creé de la nada, se lo apropiaron indebidamente mi hermano y mi hermana, con el beneplácito de papá y mamá. Lo hicieron suyo y ahora cuando ya han agotado el último cartucho, el último recurso que les quedaba y como siempre sin contar conmigo,como si para ell@s yo fuera el octavo hijo de una familia de 7. Ahora, después de cometer otro desastre, después de haber tirado por la borda todo el patrimonio que dejaron l@s abuel@s después, de haberme dejado sin herencia y masando el aire, después de lo poco que queda haberlo repartido entre mis 4 hermanos, después del desastre de malvender el piso en el 98 y que el inteligente de mi hermano al que regalaron el piso de la abuela, dijera que la vivienda no iba a subir más, se extrañan de que ahora, no quiera hablar con ell@s. De que ahora no responda a sus llamadas y es que después de tratar de convencerme de que están arruinados se han ido a vivir a un piso de superlujo y que instigados por mis hermanos, ni me han dicho donde es, aunque yo en un descuido suyo, pude leer donde. Pues así ¿A donde vamos a llegar? Me pregunta una compañera y yo la digo a donde nos lleven, pero con ell@s yo he llegado hasta aquí, es algo muy triste duro y lamentable. Tal vez haya abusado de confianza por usar este blog para contar un poco de mi entrañable vida ¿familiar? Pero por mi situación laboral actual, no puedo hacerme uno. A tod@s quienes leáis esto que escribo os doy las gracias por ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s