La vida de Adele

Captura de pantalla 2013-11-09 a la(s) 14.06.01

Antes de nada, te aviso que estás a tiempo de no leerme, porque voy a ofrecer mi opinión basándome en numerosos detalles de la película, así que si aún no has tenido la oportunidad de verla, no me leas, hazlo después si te apetece.

Adele me ha parecido sublime. Llevaba grandes expectativas y miedo, miedo de encontrarme en Adele, y así ha sido, más o menos. Adele soy yo con 17 años. La primera hora y media, Adele se mueve, sufre, vive y se apasiona como yo a esa edad. Ahora tengo unos poquitos más y aún me quedan restos de ella, aunque soy, involuntariamente, en la actualidad, más práctica y mucho más cauta que hace unos años.

Empecé a ver la obra en silencio (bueno me mantuve contenida todo el tiempo), y me vi tan reflejada, incluso físicamente como era yo entonces, que me emocioné con algunas escenas, dándome ganas de salir corriendo. Adele comienza siendo una adolescente apasionada, vacía porque el mundo no le llena, porque siente que algo falta, nos muestran su sensibilidad, su amor por los libros, su sinceridad, segura de sí misma, con cierto aire enigmático, su carisma que atrae a los chicos de su edad y alguna que otra chica del colegio (por cierto, ese personaje me gustó). Adele siente ternura hacia los hombres, y los utiliza incorrectamente como un instrumento de compañía, como un recurso más sencillo porque no le afectan las relaciones que mantiene con ellos, porque las personas que sentimos (y me incluyo) con tanta intensidad, tendemos a sentirnos solas aunque contemos con amigos y parejas. Aquí aclaro que yo no he “vuelto” a la otra acera desde que descubrí lo que sentía hacía otras mujeres, pero he actuado en el pasado, de otras formas inadecuadas también, quizá guiada por esa sensación de soledad y vacío que en determinadas circunstancias o etapas he sentido, o por esas ganas de emocionarme, de vivir. No sé.

Adele se enamora, y el amor la vuelve vulnerable, pequeña, lentamente, sin ser consciente. Creo que la película define muy bien esa vulnerabilidad, con miradas, frases cortas, con gestos y detalles. La interpretación es admirable, el uso de primeros planos que nos muestran la belleza y la crudeza de la vida, de los celos, de la inseguridad. En ese sentido, la película me parece excelente, pues todo se transmite con los ojos y la boca, sin la necesidad de las palabras. Muestra el dolor, el amor, el sexo, el miedo, el deseo, con demasiado realismo, en ocasiones, casi me atrevería decir que el largometraje se desnuda de sentido estético, para ofrecernos la vida en carne y hueso.

El amor se transforma, deja de brillar del mismo modo, para mí cambia cuando Adele, tras una fiesta en la casa que comparten años después de conocerse, se abraza por la noche a Emma, y mantienen una conversación en la que se deja entrever que la admiración de Emma ha descendido, y que Adele se le antoja muy joven y algo menos interesante que sus amigos/as intelectuales. No sé, creo que ese momento es clave, porque en muchísimas relaciones ese instante se vive lo queramos admitir o no, dejan de admirarnos y dejamos de idealizar, de pronto aquello que nos resultaba tierno o atractivo, se vuelve común, y se genera un ambiente hostil y silencioso, crece la inseguridad y el reproche debajo de la piel, y lo dejamos ahí, como dormido.

Me encantó el uso de primeros planos. Bocas, piernas, ojos, cabello, manos… Me fascinó el modo en el que muestran la desesperación (mocos,saliva, lágrimas). Me encogí de dolor cuando discuten, cuando se hieren, cuando dejan de resultar atractivas, porque la aflicción y la traición afean.

No me gustaron nada las escenas de sexo, porque aunque si que practico algunas de esas posturas (he leído por ahí que las lesbianas no hacen el amor así, pues yo lo hago de muchas formas), las imágenes están carentes de sensualidad, de elegancia o ternura, son bruscas, poco favorecedoras, yo creo que precisamente eso contradice el misticismo del deseo femenino, el famoso orgasmo femenino del que hablan, intenso, apasionado, espiritual, profundo y complejo que solo nosotras sentimos, ese que describen algunos personajes en la película pero que luego no se muestra en las escenas de sexo. Hubiese agradecido más sentido de la estética en esos instantes, para embellecerlos, no sé, casi me resultaron degradantes, y NO porque sean explícitos, sino porque Emma y Adele son mujeres sensibles, y en cuando se acuestan, pierden la delicadeza. En mi opinión, la pasión no tiene por qué ir unida a la brusquedad o la crudeza.

Por otra parte, me sentí muy identificada con Adele no solo en su adolescencia, sino en su papel como maestra. No es ñoña, ni mojigata, ni está todo el día haciendo el payaso, simplemente le gusta enseñar, relacionarse con los niños/as, bailar con ellos/as, yo soy muy así, muy Adele. Me reconocí en la escena en la que llora en el aula, cuando los niños se han ido. Ese momento en el que has aguantado las lágrimas y de repente se quiebran las murallas, y estallas. La soledad que vive rodeada de niños felices, la mirada perdida e interrogante…

El dolor de Adele, el no reconocerse a sí misma cuando se siente desesperada, el no saber cómo ir hacia atrás para reencontrarse, llorar en la calle sin poder remediarlo, el no saber medir el amor, la forma en la que se desborda, el modo en el que se desdice. La escena en la que dice: yo no miento. Yo no lloro.

Me encantó. Fue a veces como mirarse en el espejo. A veces. Adele es yo en algunos momentos a saltos en mi vida. Pero no todo el tiempo.

Hubiese quitado algunas cosas de la película, como que busque compañía con un chico (recurso que rara vez usamos, aquí noté que la película está dirigida por un hombre heterosexual), o que nos perdamos la reacción de los padres de Adele, o que no se sepa más de su amigo gay. Quitaría la frialdad de Emma cuando se vuelven a ver tomando un café. Hubiese dejado el metraje en dos horas, porque tres se hacen un poco largas.

Quitaría la discoteca de chicas que sale, pues está llena de tópicos (casi todas poquísimo atractivas y deseosas de comerse a besos entre ellas o con ganas de cazar a Adele, no sé, proyecta una imagen de las lesbianas en esas escenas, que se me antoja obsoleta y fea). Las hubiese hecho coincidir en un lugar más interesante, y a las lesbianas las hubiese mostrado más variadas, coño! que no todas vamos vestidas como hombres, sin pintar ni estamos desesperadas por convertir a una menor heterosexual. No sé. No me vi identificada para nada con ese “ambiente” que muestra en el pub. Esa era la imagen se ofrecía en películas de hace 20 años.

Lo que sí sé, es que la fotografía, el ritmo, la banda sonora y la interpretación de las actrices, la convierten en una obra maestra, que merece ser vista, analizada y digerida.

Anuncios

9 comentarios en “La vida de Adele

    • A “Nosu”: me gusta verte por aquí. Y si, he visto que el tema sexual genera controversia, la verdad es que a mí no me impactó, le hubiese dado un toque ligero más sensual, más sensible (que no mojigato ni similar) pero aún así me gustó. ¡Un abrazo!

  1. Muy interesante tu opinión sobre la película. Hay partes de la película con las que me he identificado mucho. Creo que podría escribir y opinar quizás demasiado, así es que he decidido no hacerlo de momento. Solo comentaré que creo que efectivamente Emma exhibe una gran frialdad en la cafetería pero hasta que rompe a llorar. Hay partes de esa escena que me parecen universales (aunque le veo algún que otro “bache”). Salu2. Solo

  2. A ver.. como siempre voy a ser la abogada del diablo, estoy de acuerdo en la mayor parte de lo que dices, refleja muy bien el proceso de identificación como lesbiana y el dolor del amor. Pero en cuanto al sentido estético difiero contigo, las escenas sexuales no me parecieron para nada bruscas, sino apasionadas como corresponde al reencuentro de las primeras veces. Están hechas sin ñoñerías y con gran belleza estética. Creo que viene bien romper tabúes y falsos mitos de lo que hacen las lesbianas en la cama. Cada una un mundo en su cama. Pero en absoluto me parecieron agresivas o carentes de sensualidad. Con reseco a los chicos, es más normal de lo que crees, como no se enamora de ellos no se compromete, los utiliza para sentirse atractiva, querida cuando ya siente que el amor o la admiración de ella ha descendido…Pero por otro lado, muy buen análisis..

  3. La acabo de ver y cuando pasó el momento en el que ya es maestra inmediatamente me recordó a ti… Me gustó mucho la película aunque opino lo mismo con las escenas de sexo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s