Desorden

Image

Esta mañana subí al autobús para ir al trabajo. Apenas tardo 4 minutos. A veces se me hacen muy largos, y otras no soy consciente del paso del tiempo. Casi siempre me pongo junto a la ventana, y pego mi cabeza al cristal para ver a la gente sacar a sus perros o tomar un desayuno rápido en alguna terraza. Hoy una chica me miraba, fijamente, en el autobús, fui consciente, después atravesó todo el autobús y se planto detrás de mí, y se agarró a la barra colocando su mano sobre la mía. La verdad es que a esas horas estoy tan dormida que no sé reaccionar. Llegamos enseguida y al bajar me di cuenta de que la chica llevaba una mochila en la espalda. Probablemente estaría en el último curso de secundaria, entre los 17 y los 19 años. ¡Una menor de edad!. Y sentí ternura y lástima, llevaba esa mirada de confusión que muchas de nosotras hemos sentido a esa edad. Siguió su camino y yo el mío.

Mañana toca ir de excursión con mis alumnos/as. Estoy cansada antes de vivirlo.

Hace frío, tanto que se me congelan las palabras a medio salir.

Ya están las luces colgadas por toda la ciudad, pero aún no las han encendido. Dicen que mañana puede que las enciendan, ¿dónde estará el interruptor? ¿quién lo pulsa?

He descubierto una tienda de productos eróticos/sexuales muy cerca de mi casa. Tiene una exquisita estética retro, y muy femenina, como si estuviese más enfocado a las mujeres, no sé, pero se aleja muchísimo de los típicos y vulgares sex shops. Lo he mirado de pasada, desde fuera, mientras sacaba a mi perro, y la dueña me ha saludado desde dentro.

Mi abuela está enferma. Lo está desde hace años, pero ahora parece que se apaga. Mis padres me lo han dicho. Me apena saber que se va a marchar en algún momento. Ha sido una mujer preciosa, rubia, ojos grises y verdes, boca roja, además de eso, fue una joven luchadora, de izquierdas, culta, inteligente, sensible, presumida, sus vestidos eran tan bonitos. Me duele que se vaya, aunque lo tengo asumido, hace muchos años que mi abuela dejó de hablar y de reconocernos.

Me muero de ganas por encontrar un libro que devorar. Últimamente no consigo engancharme a ninguno. Y necesito a los libros, es como un vicio maravilloso, una adicción.

Hoy me he chocado con dos personas que miraban su whatsapp. Algunos andan haciendo zig zag. Yo me niego a escribir mensajitos mientras camino. Qué agobio. Nadie mira el cielo.

Con lo bonito que es el cielo en invierno.

Este post está desordenado.

Anuncios

4 comentarios en “Desorden

  1. Esta mañana subí al autobús para ir al trabajo. Apenas tardo 4 minutos. A veces se me hacen muy largos, y otras no soy consciente del paso del tiempo. Casi siempre me pongo junto a la ventana, y pego mi cabeza al cristal para ver a la gente sacar a sus perros o tomar un desayuno rápido en alguna terraza. Hoy una chica me miraba, fijamente, en el autobús, fui consciente, después atravesó todo el autobús y se planto detrás de mí, y se agarró a la barra colocando su mano sobre la mía. La verdad es que a esas horas estoy tan dormida que no sé reaccionar. Llegamos enseguida y al bajar me di cuenta de que la chica llevaba una mochila en la espalda. Probablemente estaría en el último curso de secundaria, entre los 17 y los 19 años. ¡Una menor de edad!. Y sentí ternura y lástima, llevaba esa mirada de confusión que muchas de nosotras hemos sentido a esa edad. Siguió su camino y yo el mío.
    Mañana toca ir de excursión con mis alumnos/as. Estoy cansada antes de vivirlo.
    Hace frío, tanto que se me congelan las palabras a medio salir.
    Ya están las luces colgadas por toda la ciudad, pero aún no las han encendido.
    Me muero de ganas por encontrar un libro que devorar.
     

    Me encanta tu desorden, sin querer parecer cursi, ni pedante, me encanta tu desorden, porque como la poesía de Machado tu prosa brota de manantial sereno, pero tus ideas, pensamientos, sentimientos y sensaciones brotan a borbotones, agolpándose como la gente en el metro o en el autobús en hora punta. A mi también me pasa que cuando estoy esperando a veces 4-6 minutos, se me hacen eternos y otras fugazmente efímeros. Yo también apoyo mi cabeza contra el cristal, deleitándome con lo que voy viendo a través del mismo o yendo adormecido, aunque siempre pendiente de no pasarme de parada, lo cual a ciertas horas es un poco difícil, ya que me he pasado de parada más de una vez y todo esto sin apenas darme cuenta de quien me mira o quien se sienta detrás o a mi lado, pero tu que si te has dado cuenta y me parece que te ha pasado algo hermoso. Yo creo que much@s a esa edad tenemos un montón de dudas y buscamos una mano amiga que nos ayude y nos guíe. Es la edad en que los ingleses llaman “When the children If”. Yo en estos momentos a pesar del maremagnum y el reciente terremoto que ha sacudido mi vida, estoy ilusionado. Cerca del trabajo hay una especie de pastelería-cafetería que al estar en una zona muy mala, apenas hay alguien, a diferencia de la de la que hay a la vuelta de la esquina, lo cual me causa un tremendo dolor, el ver un local casi siempre vacío. Detrás del mostrador hay un chaval joven y que a mi me gusta. De otros días de haber pasado por allí, siempre me decía pero que chico más guapo a ver si un día pierdo el miedo y la vergüenza y un día me decidí a entrar, parecía como si todo este tiempo el chico había estado esperando a que entrara ya que cuando lo hice me recibió con una enorme sonrisa, me puso un café, muy bueno por cierto y apenas cruzamos palabras, solo miradas, pero las miradas lo dicen todo. Yo me puse ha hablar por el móvil y el no paraba de mirame y con un trapo en la mano hacía como que limpiaba. Al día siguiente volví y ya me puso 3 pastitas con el café y bueno poco a poco creo que nos hemos ido soltando eso si guardando siempre las distancias. También y por necesidades de mi trabajo tengo que ir a la fontanería y el chico que está detrás del mostrador joven y muy guapo se le nota que se pone muy contento cuando me ve regalándome con una amplia sonrisa. También cuando voy a la tienda donde compro bombillas, el electricista me recibe con una amplia sonrisa, la verdad es que este chico está tremendo, por necesidades de mi trabajo le encargué unas cosas, le dí mi número y cuando fui a por ellas, se despidió con un adiós… Nacho. Yo me derretí. Así que a nadie extrañe que lo que te ha pasado en el autobús con esa chica sea algo muy hermoso.

    Y aún haciendo un frío tal que se te congelan las palabras a medio salir, espero que la excursión te resulte también muy hermosa, espero que nos la cuentes y que pronto enciendan las luces y encuentres un buen libro que devorar. Yo ya le he echado el ojo a uno y creo que me lo voy a comprar para ir a mi trabajo de los Martes y Jueves por la tarde.

  2. Acabo de leer que tu abuela está enferma y se me ha puesto un nudo en la garganta y no he podido evitar que las lágrimas inunden mi rostro. Ya que es muy triste y doloroso ser consciente de que a alguien que se quiere con todo el amor y el cariño del mundo, se pueda marchar en cualquier momento, por eso creo que deberías de estar todo el tiempo que puedas a su lado, acariciándola, cogiéndola de la mano, besándola y abrazándola y que aunque ya no hable y no te reconozca, sepa que estás ahí. Tu abuela cuando se vaya, porque como decía la mía, es ley de vida, te lo agradecerá, porque cada vez, cada momento en que pienses en tu abuela y aunque tu no la veas, ella si te estará viendo y estará siempre a tu lado cuidándote y protegiéndote en cualquier y en todo momento en que la necesites.

  3. A veces hay que desordenar antes de ordenar… Ánimo con tu abuela y un beso!

    pd: si estás en esas épocas de libros que apetecen pero no enganchan – horribles tiempos de parón, por cierto -, prueba con un libro que desentumezca totalmente.
    Si me lo permites… (por experiencia propia), te recomiendo “El Cebo” de José Carlos Somoza. Un libro totalmente adictivo de lo más original. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s