Home Sweet Home

Captura de pantalla 2014-06-03 a la(s) 22.52.16

Mi pareja y yo estamos pensando invertir en una casa propia. La verdad es que llevo años viviendo de alquiler, y llevo a mis espaldas muchísimas mudanzas.

Por un lado nos asusta un poco meternos en una hipoteca, y todo eso. Pero por otra parte, nos atrae la idea de tener algo nuestro.

El problema es el siguiente: ¿dónde?

La ciudad la tenemos clara (más o menos), pero no el sitio. Actualmente vivimos en un barrio estupendo, junto al centro. Es una barrio de “guays”, de modernos con gafas de pasta, de hipsters, de gays y lesbianas, de familias hippies, de bicis, de niños jugando, de artistas, de perros, de personas que nos encantan, respetuosas, libres, alegres. Es un barrio en constante movimiento, lleno de tiendas y cafeterías vintage, y de muchas muchas librerías. Me gusta este sitio, porque me su alegría es contagiosa, y casi todo el mundo es amable (para mí es muy importante que el vecindario sea respetuoso, abierto y agradable). El precio de los pisos es elevado, pero también hay opciones más asequibles.

La duda surge cuando nos planteamos si queremos vivir rodeadas de tanto movimiento, de tanta gente, o si alguna vez necesitaremos un poco de calma, no sé. Hay días en los que me estresa el ruido constante, y sueño con una casa con jardín, huerto y piscina en la que disfrutar del cántico de los pajaritos, y en la que poder dormir bien.

También hay opciones intermedias, barrios alejados y más silenciosos, pero hay pocos barrios que me atraigan, me resultan tristes, o lejanos, o aburridos, o simplemente desconocidos.

Y es muy probable que después de decidirnos por una zona, pasemos otra fase de espera, porque hasta para alquilar tenemos que sentir que el piso/casa es un hogar nada más verlo. Somos así de sensibles-especiales.

Sé que mi novia y yo tenemos una admirable capacidad de adaptación, y seremos felices en cualquier parte, pero cuando nos planteamos comprarnos algo, tanteamos, y al final no somos capaces de tomar una decisión.

¿Qué nos aconsejáis? ¿En qué tipo de sitio vivís vosotras/os?

Anuncios

7 comentarios en “Home Sweet Home

  1. Mi ex pareja y yo vivíamos juntas y siempre dijimos que nuestro sueño era vivir en cierta avenida, Los precios son muy altos, por eso nos fuimos a la colonia de al lado pero que seguía dando a esta calle, el primer año vivimos en el centro de esta colonia que es conocida por ser muy comercial y, aunque no me era tan molesto y te acostumbras,si había bastante ruido o publicidad o se sentía el temblor de cuando pasan camionetas/camiones pesados; la segunda vez que nos mudamos nos quedamos en esta misma colonia, solo nos movimos unas cuantas cuadras, y quedamos encantadas. La Avenida soñada nos quedaba mas lejos pero aún a una distancia que podía ser recorrida a pie, el centro de la colonia nos quedaba igual solo que al otro lado, de manera que seguíamos teniendo todo a la mano pero esta zona es más habitacional, no hay ruido, mas gente tiene perros (teníamos/tengo 3 perritas), hay un parque cerca, hay mucho transporte cerca. Creo que esa es una buena opción, si esa zona les gusta quedarse ahí, solo buscar un lugar que este a medio camino, entre el movimiento y el ruido y los que son mas calmados pero quedan lejos ^^
    Un abrazo.

  2. Buenas noches,

    Después de un día intenso de trabajo y estudio es estupendo leerte un ratito, así que para compensar la balanza contesto a tu pregunta.

    Mi pareja y yo vivimos en un piso pequeñito de un barrio nuevo lleno de gente joven. Esto podría parecer idílico pero no lo es porque vengo observando que siempre andamos con prisas y las conversaciones más largas que tenemos con los vecinos son las que se propician en el ascensor (del tercero al menos dos y viceversa, así que nos da para dos frases contadas).

    Como nos gusta la vida sana y cuidamos la alimentación todo lo que podemos nos ha dado por plantar tomates en la terraza (tenemos tres macetas destinadas a su cultivo) sin añadir fertilizantes y similares, y además nos deleitamos mirando nuestro limonero sin limones pero cada vez con más hojas nuevas.
    Por eso estamos pensando en buscar una casa con huerta y piscina, pero todavía no hemos dado con esa que nos haga sentir que es la nuestra (también somos así de sensibles).

    Espero que hagáis una estupenda elección y que disfrutéis del cambio si es que así lo decidís.

    Un abrazo.

  3. Hola! Sigo tu blog desde hace un tiempo y la verdad es que lo disfruto mucho. Me gusta perderme en tus reflexiones y admiro el amor y dedicación que sientes por los niños, algo que me transmites cuando hablas de tus experiencias como maestra…

    Yo vivo también alquilada (aunque solo una habitación) en el centro de una capital en un barrio parecido al que tú describes. A mí me encanta el jolgorio de la ciudad y la libertad de poder ser yo misma sin preocuparme de nada. Aunque la paz del campo (algo que nunca he probado de manera constante) también debe tener sus cosas buenas, ya que muchas veces el calor del asfalto me asfixia y tengo que ir con urgencia al campo para “purificarme”, jaja. El lugar en el que nunca viviría es en un barrio dormitorio, esas zonas a las afueras de la ciudades tan deprimentes y predecibles con sus apartamentos familiares, supermercados y algún colegio, pero sin ninguna personalidad. Crecí en un sitio así, (sin cines, sin ningún teatro o museo, lo único que se podía hacer era irse a beber a los parques) y aunque no niego que para algunas cosas sea cómodo y económico, la verdad es que yo escapé en cuanto pude.

  4. ¡Hola guapa!

    Nosotras vivimos en un pueblo de “guays”, jeje, muy tranquilo y perfecto para tener niños. Con nuestra casa renunciamos al ajetreo del centro, para lo bueno y para lo malo, pero ahora “ir a Madrid” se ha convertido en algo extraordinario. Yo no me arrepiento porque tenemos un proyecto familiar; si viviera sola o solo en pareja, habría elegido otra cosa.

    Meterse en una hipoteca da mucho vértigo… pero después no es para tanto. Quitando la entrada, que te deja a cero los ahorros (¡ver vacía tu cuenta del banco es traumático!), después se paga igual que un alquiler. De hecho, al menos por aquí pagas menos cantidad al mes por una hipoteca.

    En fin, mucho ánimo para esta aventura, y cuando queráis nos contáis cómo vais con la elección de la casa y compartimos experiencias.

    ¡Un besote fuerte!

    • Mi opción es alquilar, te permite moverte de un sitio a otro y sale más barato que una hipoteca en la que se está atad@ a una casa que nunca es propia sino de un banco, por otra parte existe un ahorro considerable al no tener que pagar por el derecho a tener que pagar una vivienda (IBI), comunidad, derramas, derramones y seguros bancarios. Así al estar las hipotecas como están con sus claúsulas abusivas como el suelo, el irph, etc, lo mejor es alquilar. Si fuera como antes que a los cinco o diez años la casa era propia y se había pagado muy poco entonces si, pero hoy es tirarse al mar con una piedra al cuello. Puede parecer muy romántico pero los bancos no entienden de sentimientos, sino de números. Las personas no les interesamos sólo el dinero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s