Estirar el verano

Captura de pantalla 2014-07-27 a la(s) 00.48.58

Me dan ganas de estirar el verano, hasta donde llegue. Este mes de agosto es un punto de inflexión en mi vida, en tantos sentidos que no sé si soy capaz de abarcarlo todo el los bolsillos. Para bien o para mal, de estas etapas siempre se obtienen frutos y aprendizajes.

En septiembre empezaré en un nuevo colegio. Nuevos chicos, nuevo camino, nuevas formas. Creo que voy a echar de menos a mis alumnos/as anteriores, siempre me pasa, llevo tantos nombres e historias encima que me pesa tanta mudanza escolar.

Observo cómo todo se deshace y se reinventa, hay una evolución en mis entrañas, hay otra yo delante del espejo, más adulta, más segura, menos miedos, más batallas.

No he tenido tiempo, dedos, ganas de escribir, porque a veces no sé qué poner. Pero os leo, eso si, aunque no deje comentarios. Últimamente he descubierto el blog de Nepomundos que podéis encontrar en mi barra lateral. Creo que he llegado a reír y a llorar con él, con su vida, su marido, sus gatos, perros y niños. Creo que son dos individuos tan sensibles y divertidos en sus andanzas, que merece la pena leer sus líneas.

Playas, piscinas, montaña, ciudad… No quiero volver a septiembre. Lo detestaba en la niñez y sigo haciéndolo ahora. Con lo bonito que es el verano, con sus sandalias, vestidos y refrescos de naranja. Mi pareja siempre lo dice, que yo en verano me despierto.

Con diez años siempre hacía listas a finales de agosto. Listas con aquello que me proponía hacer / sentir el próximo curso. Era mi forma de morderme la lengua y aceptar que se terminaba la libertad de hacer las cosas sin prisas.

Este verano he leído, entre otras cosas, La Mujer Transparente, de Vanesa Ejea, una historia que camina despacio, y nos habla de ciclos,  cicatrices y de amor recién nacido. A mí me ha gustado.

Últimamente he visto a algunos de mis amigos en plena metamorfosis de todo (de piel, de ideas, de sueños), ¿qué pasa? ¿los treinta son así? No sé, a mí me asustan un poco.

Lo que sí sé, es que este ejercicio obligatorio de introspección que estoy haciendo, en el fondo me permite conocerme quizá desde un prisma nuevo y advenedizo, es como otro espejo, uno más, para mirarme.

 

 

 

Anuncios

5 comentarios en “Estirar el verano

  1. Muchas gracias por tu comentario positivo sobre “La mujer transparente”. Me alegro de que te haya gustado y, sobre todo, me ha parecido muy acertado tu comentario de que la novela “camina despacio”.

    Pronto espero poder tener lista la segunda novela, que esta vez “camina” por unos derroteros totalmente distintos.

    ¡Un saludo!
    Vanessa

  2. Hola, me encontré con tu blog mientras buscaba por internet literatura lesbica, puedo preguntarte si tu has escrito algo? Me encantaría poder leer algo tuyo.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s