Tardía

Captura de pantalla 2014-10-26 a la(s) 13.13.58

Aquel día iba a hacer sol, o eso decían, pero qué va. Nublado. Yo salía de clases por la tarde, ojerosa, con tres horas de sueño y unas ganas inmensas de leer lo que fuese. Recordé que tenía que hacer la compra. No tenía coche ni carnet en ese entonces, ni interés en tener ninguna de esas cosas.

Tengo el olor de aquella tarde de principios de abril guardado en una fotografía de móvil antigua, de estas que no reflejaban todos los matices o colores, y que hacías a duras penas con una cámara de escasos píxeles y poco prestigio, cuando todavía no sabía lo que era whatsapp. Yo qué sé. Pero el olor y mi sonrisa con el carrito de la compra en una avenida enorme, con coches y autobuses desfilando, los encierro en esa foto. La primera tarde que me puse manga corta de aquel año tan intenso, tan de inicios de todo, con los brazos desnudos y apenas bronceados. Cómo e reí aquella tarde en aquel autobús con un carro que pesaba más de lo que yo podía sostener.

La cena que tomé esa noche. La felicidad. Las risas. Mi manera de reírme, tan distinta a las anteriores.

No sé qué tiene esa foto, porque salen coches desfigurados detrás de mí, a toda velocidad y yo estoy sin nada de maquillaje, sosteniendo un ridículo carro de la compra sin ningún tipo de estilo. Pero me hace gracia, correr hacia esa tarde, sin ninguna formalidad ni pretensión, y volver a oler la llegada tardía de aquella primavera.

Anuncios

4 comentarios en “Tardía

  1. Vaya, ayer hice un vano intento de dejarte un comentario, porque, aparentemente, no se guardó. Llevo unas semanas leyendo tus posts y la verdad es que enganchan. Me gusta la sensibilidad y la óptica desdes la que percibes el mundo que te rodea, de lo nimio y cotidiano a lo profundo y trascendental. Me gusta tu manera de darle forma a través del lenguaje y de compartirlo y me gusta que conozcas a André Gide. Me gusta tu blog: felicidades y gracias.

  2. Hola:
    Escribís cada vez de una forma más fascinante, Hada. Casi pude sentir esa tarde, ¿sabés?
    Esos detalles en los que una se detiene y que a los otros no les interesan tanto a mi me embelesan… por estas fechas acá suele pasarme mucho, porque la transición de época lluviosa a seca nos regala tardes encantadoras, vientos alisios, frío no tan frío y ese sentimiento entre la nostalgia y la felicidad, son cosas que impregnan las tardes de un color distinto.
    Te dejo un súper abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s