El corazón

Captura de pantalla 2014-11-04 a la(s) 18.59.51

El mejor momento del día (durante mi jornada laboral) es ese en el que llego al aula de cinco años B y el niño al que “ayudo” a mejorar su rendimiento me ve y corre hacia mí, orgulloso frente a sus compañeros y feliz, sea la hora que sea, y me abraza.

Antes era un alumno huraño, inseguro, agresivo y solitario. Ahora sabe que puede aprender cualquier cosa, que confío en él, que soy su docente de apoyo y su amiga, que me interesa lo que tiene que contarme, que es una persona muy inteligente y sensible.

Ese abrazo, ese beso de alegría y reencuentro, esa sonrisa salvaje y sincera, me roban un poquito el corazón todos los días, de nueve a diez de la mañana.

Anuncios

2 comentarios en “El corazón

  1. A mi memoria han venido, después de leer tu bello y maravilloso relato, recuerdos de mi infancia con la Madre Sofía. La mejor maestra que tuve nunca. Cuando todavía no estaba de moda lo de la pedagogía ella ya era pedagoga, pero pedagoga, de forma natural, la salía de dentro y a raudales. Ella también “ayudaba” a otros niños tal vez huraños, agresivos, inseguros, solitarios, algo retrasados, siendo no sólo su docente sino también su amiga, conseguía y consiguió sacar adelante a muchos niños, que luego resultaron ser los más inteligentes. Su amor y entrega hacia los demás era tan grande que no cabía por las puertas. Ningún niño en clase sentía envidia hacia esos niños porque les prestara más atención que al resto, sino admiración, por lo que hacía, incluso la ayudábamos con ellos. Recuerdo con lamentable tristeza como me hice amigo de un chico y de su hermano, que según la homófoba de mi madre, era algo retrasado, al punto que machacó la amistad que tenía con los dos, apartándonos para siempre. La Madre Sofía consiguió sacarlo adelante y a través de internet he descubierto que el primero es piloto de pilotos y su hermano juez de jueces. A ver cual de los hijos de mi madre puede decir lo mismo.

    Por lo que cuentas sobre el niño que “ayudas” y porque me has recordado a la Madre Sofía me alegro enormemente que tengas ese mejor momento del día de nueve a diez de la mañana, todos los días. Por tus palabras sé que es maravilloso y que además hace que afrontes el día con la mejor de las sonrisas y la mejor de las alegrías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s