El año que soñamos

il_570xN.297081793

Es el momento de hacer una lista de todo lo que queremos proponernos para el año próximo.

Aquello que deseamos mejorar en función de las necesidades y sentimientos propios y de las personas a las que queremos.

Aquello que queremos construir en compañía y en solitario.

Aquello que soñamos, que llevamos rato soñando o que acaba de surgir.

Aquello que necesitamos desarrollar más profundamente para convertirnos (siempre) en mejores personas.

Aquello que podemos hacer para alegrar la vida de otros.

Aquello que debemos asumir y aceptar para seguir adelante sin caer en los mismos errores (aunque reconozco que los errores pueden aportarnos un enriquecedor aprendizaje siempre y cuando no hieran a nadie).

Aquellos viajes que nos apetece hacer.

Aquello que podemos aportar a otras personas y aquello que nos ofrecen.

Esta noche atípica suele inquietar a algunos, a otros les vuelve nostálgicos/as, a ciertas personas solo les proporciona una excusa para disfrutar de la compañía de parejas, familiares o amigos/as, hay quienes la utilizan para vivir la fiesta del año o para perder la inocencia en unos baños o en el coche, a determinados individuos les da por huir y no celebrar nada, o por comerse las doce uvas solo/a, hay incluso quien se acuesta sin comérselas, o lo olvida, hay personas que hacen el amor de forma continuada durante toda la noche, o deciden ver una película tras otra (preferiblemente en blanco y negro), o pasean sin decir nada por una ciudad desconcertante, o batallan en la mesa sobre política con familiares insoportables, o se suben a unos tacones para mirar desde arriba todos los sueños que no han cumplido en el año que perece, o leen, o hablan con amigos, hijos/as o parejas a través de Skype, o dan a luz llenas de emoción sin saber si ya son las doce, o hablan por teléfono para no sentirse tan solas/os, o la pasan vomitando de rodillas, o con fiebre, o en la habitación de un hospital sujetando la mano de alguien enfermo, o rodeados/as de los primeros nietos/as, o dando biberones, o trabajando en una gasolinera, o entregando los besos más enroscados del mundo, o escribiendo, o …

Sea como sea, puedes sentirte hoy, un poquito más acompañada/o aquí, en este espacio, en el que espero que mis letras, escritas hoy con cierta prisa y frío, te hagan sentir mejor incluso si hoy eres más feliz o desgraciada/o que nunca.

Si te apetece puedes contarme cómo es tu fin de año, podría ser incluso divertido leer las múltiples posibilidades y algunas anécdotas.

FELIZ AÑO NUEVO.

Anuncios

2 comentarios en “El año que soñamos

  1. ¡Hola! ¡Feliz año nuevo! Yo he llegado justo a tiempo desde el aeropuerto y en casa me recibió mi mamá con un abrazo diciendo: “¡Ya llegó mi hija prodiga!”. 😀
    Me ha gustado la idea que propones de hacer una lista, ¡Abrazos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s