Las dudas existenciales a los cuatro años

levitt_12

Hay un niño en la escuela al que trato de ayudar para que avance un poco en su proceso de aprendizaje. Más allá de los juegos y actividades que hacemos juntos, tenemos grandes conversaciones, él a sus cuatro años y yo a mis treinta y uno.

A raíz de observarle he ido tomando consciencia de que está sufriendo interiormente por sus gustos en cuanto a juegos y vestimenta. Lo cierto es que siempre me ha parecido absurdo que un niño o una niña deba elegir sus juguetes en función al género, y la presión social que reciben aquellos niños/as que no coinciden con la mayoría es tan grande que terminan queriendo ser otra persona del sexo opuesto.

Hoy el niño al que ayudo ha venido a clase con las uñas pintadas, mientras hacíamos unos ejercicios se las he visto. Cuando le he dicho que tiene unas uñas muy bonitas, él ha retirado sus deditos, como escondiéndose, avergonzado. Entonces le he insistido en que las lleva preciosas, y para que no se sintiese incómodo le he mostrado las mías que van pintadas de rojo. “Mira, los dos las llevamos pintadas”, le he dicho. Y la expresión de su cara se ha ido relajando, hasta sonreír. A partir de ahí hemos estado hablando de muchas cosas que le interesan, incluso de que se pidió una muñeca en navidad como sus hermanas y de aquellos cuentos que le entusiasman, parecía feliz hablando conmigo, como si no tuviese que esforzarse por mostrarse distinto. Al final de la conversación, ha susurrado: pero señorita, como me gusta pintarme las uñas y ponerme pintalabios, todos me dicen que soy una niña, y soy un niño, pero he decidido que prefiero ser una niña para que no me digan cosas.

Lo ha murmurado con tristeza. Nos hemos quedado en silencio. Mirándonos. Sonaban pájaros alegres junto a la ventana, lo juro. No le he tratado con lástima, sino con toda la naturalidad del mundo y le he respondido:

-Por ahora eres Daniel. Una persona maravillosa y divertida.

Y hemos vuelto a nuestros juegos, bromas, actividades como si nada.

Anuncios

4 comentarios en “Las dudas existenciales a los cuatro años

  1. Tremendo horror me ha causado leer en eldiario.es esta terrible noticia: “Un manual recomienda a maestros de Infantil que convenzan a los niños de no disfrazarse de chicas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s