Demasiado deprisa

Captura de pantalla 2015-03-06 a la(s) 21.21.55

Viernes volviendo del colegio a mediodía. Libre de niños. Inicio del fin de semana.

Hacía un día precioso, ni frío ni calor, casi primaveral, el cielo limpio y el sol brillando sobre las aguas del río. Los árboles apuntando hacia arriba, como siempre. La gente feliz o al menos aparentemente.

Abrí la ventana y respiré hondo. Sonó entonces Titanium, que siempre me trae agradables recuerdos de veranos anteriores (aunque reconozco que es una canción que me pone nostálgica porque me emociona su letra), y me puse a cantarla mientras conducía aumentando considerablemente la velocidad, me importaba poco o nada que me parase la policía para decirme: vas demasiado deprisa.

Porque ante semejante afirmación habría respondido: ¿adónde voy demasiado deprisa?

Pero no, no había policía ni nadie que me impidiese ir como flotando por la ciudad.

Genial.

Anuncios

5 comentarios en “Demasiado deprisa

  1. A mi también me ha pasado en que voy tan contento y tan feliz, que es como si flotara en el éter. Voy en el autobús o en el metro y tengo la sensación de ir en una carroza de plata. Por muy cursi que parezca, me parece como si los pajaritos cantaran y las nubes se levantaran.

  2. Antes trabajaba en pueblos pertenecientes a un parque nacional, impresionante e increible paisaje, conducir sin prisas y recrearme en esas vistas, parar el coche y bajar durante unos minutos y contemplar toda esa belleza hacia que el camino al trabajo fuera diferente, poner musica y ver las cigüeñas, aguilas, esas dehesas extremeñas. Único.
    Aunque no era el destino ni la dirección que hubiera elegido, el camino era mas ameno y mas relajante.

    Un abrazo

    • Ten siempre a Itaca en tu mente.
      Llegar allí es tu destino.
      Mas no apresures nunca el viaje.
      Mejor que dure muchos años
      y atracar, viejo ya, en la isla,
      enriquecido de cuanto ganaste en el camino
      sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

      Itaca te brindó tan hermoso viaje.
      Sin ella no habrías emprendido el camino.
      Pero no tiene ya nada que darte.

      Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
      Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
      entenderás ya qué significan las Itacas.

      Las Itacas no es ni más ni menos que la Vida de cada cual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s