Reading

books-flowers-jam-love-picnic-vintage-Favim.com-64625

 

Si tuviese que decidir qué clase de cosas meter en una maleta pequeña, tendría una cosa muy clara: libros.

Hace unas semanas tuve que elegir un regalo-detalle para una prima que cumplía años, y le busqué un libro entre cientos de libros, en una de mis librerías favoritas. Acariciando los lomos, entretenida en el olor que desprenden… De camino a casa pensaba en el valor de una obra literaria, en lo fascinante que es encontrar una historia que te conmueva, que capture toda tu atención, que te muestre algo que desconocías, que te refleje, que te invite a hacer muchas cosas, que te emocione…

En la casa de mis padres siempre ha habido muchísimos libros, y mi hermana y yo teníamos una estantería para nosotras, repleta de cuentos de todos los tamaños. Cuentos de piratas, de niños aventureros, de animales, de hadas y hados, de poemas, de adivinanzas, cuentos de “buenos modales”, cuentos con preciosas ilustraciones, cuentos pequeñitos y mínimos, cuentos de los que se abren y se convierten en casas de muñecas o jugueterías para utilizar recortables…

Así que además de heredar ciertos rasgos de mis padres, heredé una pasión maravillosa por la literatura.

Tantos libros tengo, que las mudanzas se complicaban cada vez más. Así que me regalaron un Ipad, para almacenar historias… Ahora me cuesta despegarme de él, porque llevo toda clase de historias dentro.

A veces, cuando encuentro una obra que me interesa, de estas que dejan sus huellas en algún lugar de la memoria, no puedo parar de leerla, y me entristece un poco que se termine.

Hace unas semanas, terminé un libro que me gustó muchísimo, y desde entonces he probado con otros, pero no me engancharon mucho, los acabo y sigo como si no los hubiese leído.

¿Tenéis alguna recomendación interesante? Algo que os haya conmovido últimamente (si están relacionados con la temática homosexual, mejor).

Anuncios

Poemas

LA HISTORIA DE LAS DOS MUJERES (Poema de Eva Vaz)

Tengo tres hijos

y una amiga que me ama

distinto:

mi amiga me ama despacio,

sin daño,

y provoca incendios que no destruyen.

Tengo un gobierno de hormonas

que contradicen sus órdenes

y desean con A.

Tengo el amor de mi amiga,

dócil y generoso,

y ya no quiero

la violencia de los falos

perforando mis órganos,

ni la torpeza

de sus manos rústicas.

Tengo los brazos de mi amiga,

delicados,

adorando mis pechos.

Tengo sus labios de hembra,

convulsionando

mis labios de hembra.

Tengo una linda fractura,

lasciva y trabajadora,

llorando permanentemente

de placer,

cuando mi amiga,

mi ángel lésbico,

se adentra en mis

oscuridades,

y se queda explorando

mi humanidad con H

de Hembra.

Tengo tres hijos

y una amiga que me ama

distinto.

Os dejo aquí este delicioso poema que ayer leí y con el que quedé embelesada.